La libertad y el derecho propio

Por Enrique Chaparro para Clarín

El caso presenta el primer tratamiento a alto nivel de la cuestión del “derecho al olvido”. La Corte Europea falló que la acción de los buscadores está alcanzada por los mecanismos de protección de los datos personales; que Google está sometido a la jurisdicción europea; que está obligado a eliminar los resultados si afectan datos personales, y que en cada caso se deberá examinar si el interesado tiene derecho a la eliminación, salvando los casos de interés público. El fallo da pie a resolver la situación particular, en que sin duda se ha afectado la reputación de una persona por un hecho sucedido hace 18 años, pero abre la puerta a nuevos problemas. La cuestión del interés público es muy difusa, y podría dar lugar a paradojas tales como eliminar la asociación de personas comunes con funcionarios corruptos. O restringir el acceso a publicaciones de terceros que alguien considerase perjudiciales para si. El equilibrio entre derechos fundamentales como la protección de los datos personales y la libertad de expresión y de información es siempre difícil. En todo caso, como precaución contra la censura privada, debería resultar siempre exigible el pronunciamiento judicial previo a la eliminación. Pero lo que ningún juez puede resolver es el inflado valor como formador de verdad que damos a un simple instrumento como un buscador de Internet.

Presidente Fundación Vía Libre

¡comparte!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *