Respuesta de RMS al Ministerio de Educación de la Nación

Richard M. Stallman visitó recientemente nuestro país, ocasión en la que se reunió con el Ministro de Educación de la Nación. La visión del Ministerio sobre esa reunión fue publicada en el weblog de Educ.ar, haciendo hincapié en la necesidad de un período de transición antes de que sea posible usar exclusivamente software libre en nuestras escuelas.
Lo siguiente es una respuesta de Richard Stallman a dicho artículo, a la que las organizaciones abajo firmantes adherimos, urgiendo al Ministerio a adoptar medidas claras tendientes a que dicha transición sea lo más rápida posible.

El ministro Filmus me relató los obstáculos que todo programa de utilización de computadoras debe enfrentar en las escuelas de Argentina.

Es claro que los problemas grandes, como la falta de electricidad en muchas escuelas, no se corrigen en un día. Incluso remplazar Windows por GNU/Linux en aquellas escuelas que ya tienen computadoras es algo que no puede hacerse en poco tiempo. Estoy de acuerdo en que se necesitará un período de transición, y en ningún momento sostuve lo contrario.

Existe en el Ministerio la voluntad de usar software libre en las escuelas, y estamos de acuerdo en que una transición es necesaria. ¿De qué manera podemos asegurarnos de que esta transición ocupará un tiempo finito, de no estar paralizados en una situación desfavorable? Necesitamos medidas claras que aseguren un progreso sostenido, que nos impulsen a estar cada mes más cerca de nuestro objetivo. La política actual del Ministerio de Educación no brinda estas medidas. Poner en algunas escuelas computadoras con GNU/Linux y Microsoft Windows juntos ofrece la opción de cambiar, pero también la opción de continuar rumbo al dominio de las empresas extranjeras. Para los maestros que sólo conocen Windows, seguramente esta última opción será la más fácil de elegir, y allí reside el peligro de que nada cambie. Para lograr un avance sostenido, es imprescindible educar a los educadores en el uso y posibilidades del software libre. Para esta importante tarea, el Ministerio no ha previsto recursos y apela al aporte de voluntarios. Si el Estado no estuviera obligado a pagar licencias de Windows (y de otros programas privativos que se necesitan junto con él) para estas máquinas, estaría ahorrando dinero con el que podría llevar a cabo la educación de los maestros de manera sistemática y sin necesidad de recurrir a la ayuda de voluntarios.

Cada licencia de Windows lleva el país más lejos de la meta. No es progreso, sino retroceso.

Microsoft Windows exige computadoras más poderosas y más caras, mientras que para usar GNU/Linux bastan computadoras de segunda mano. Si el Ministerio insiste en comprar computadoras suficientemente nuevas como para poder utilizar Windows en ellas, el dinero le alcanzará para menos máquinas. Quizás sea mejor así: si estas computadoras van a ser herramientas de dominación por parte de algunas corporaciones, mientras menos escuelas las tengan, mejor. Pero usando software libre, el camino a la liberación y a la independencia tecnológica del país coincide con la manera de aumentar la cantidad de computadoras que podemos poner a disposición de los alumnos. Richard M. Stallman

Adhesiones:

¡comparte!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *