Presentación en Rosario: libres de monopolios sobre el conocimiento y la vida

La Fundación Vía Libre, gracias al apoyo de la Fundación Heinrich Böll, junto con el Foro por la Soberanía Alimentaria, Editorial Último Recurso, Radio Universidad, Taller Ecologista invitan a la presentación de su nuevo libro “Libres de Monopolios sobre el Conocimiento y la Vida: hacia una convergencia de movimientos” (bajar .pdf) que se realizará el lunes 7 de Diciembre en el Salón Sur de Sede de Gobierno de la UNR (Maipú 1065) a las 19.00hs.
(más…)

¿Podemos rescatar a la OMPI?

En 2004, Brasil y Argentina lograron que la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) aceptara su propuesta de establecer un programa que atendiera las necesidades de desarrollo de los países menos industrializados. Luego de tres años de deliberaciones, OMPI finalmente adoptó el “Programa de la OMPI para el desarrollo” en 2007. El programa establece 45 recomendaciones, laboriosamente negociadas entre los estados miembros, que OMPI debe tener en cuenta en el desempeño de sus funciones.

La adopción de este programa ya ha causado algunos cambios, al menos en lo que a comunicación se refiere. Esto se puede ver contrastando los mensajes del director de OMPI para el “Día Mundial de la Propiedad Intelectual” del año 2008 al 2009: mientras que el primero afirma tajantemente que la innovación y la producción de obras serían imposibles sin “propiedad intelectual”, y aboga por su protección a rajatabla, el segundo se limita a recalcar que “un sistema equilibrado de propiedad intelectual puede contribuir a estimular” ambas tareas.

Este cambio de discurso provoca tanta expectativa entre aquellos que piensan que la forma actual de los derechos de autor y las patentes son exagerados, como rechazo entre los que adhieren a la línea de pensamiento reflejada en el mensaje de OMPI en 2008. Mientras los primeros comienzan a ver a OMPI como una tribuna que se abre a nuevas ideas, los últimos, con EEUU, Europa y Japón a la cabeza, están abandonándola preventivamente, buscando perseguir sus fines a través de la Organización Mundial de Comercio o tratados bilaterales. Ambas reacciones son exageradas: OMPI puede hacer cambios cosméticos a su discurso, pero hay razones estructurales por las que no puede cambiar su manera de actuar, que es lo que cuenta.
(más…)

Los maximalistas de OMPI a la defensiva

Ayer 14 de julio cerró la conferencia de OMPI sobre “Propiedad Intelectual y Políticas Públicas”. Quienes, como yo, llegaban esperando ver un festival de representantes de distintas industrias exaltando las virtudes del copyright y las patentes, no fuimos defraudados. Pero también hubo una sorpresa: lejos de la atmósfera expansionista de la OMPI en los últimos años, constantemente inventando nuevos monopolios para otorgar, constantemente ampliando los ya existentes, la sensación era de que los maximalistas habían pasado a la defensiva, que su objetivo ya no era extender aún más sus ya exagerados privilegios, sino simplemente tratar de mantenerlos.

Como signo del aire que se respiraba (y que no necesariamente parecía caerle del todo bien al nuevo Secretario General, Francis Gurry), valgan las palabras de clausura del anfitrión de la conferencia, el líder del Comité Permanente sobre Patentes, Maximiliano Santa Cruz, quien concluyó que debemos recordar que, si bien las patentes pueden ser parte de cualquier esquema que utilicemos para fomentar la creatividad, no debemos olvidar que son un medio para lograr ese fin, y no un fin en sí mismas. (más…)

¿Qué se celebra en el día mundial de la propiedad intelectual?

Este artículo fue publicado en el diario La Nación on line el 26 de abril de 2009.

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) es un organismo de Naciones Unidas, fundado con el deseo de “promover en todo el mundo la protección de la propiedad intelectual a fin de estimular la actividad creadora”. Ejerce esta función administrando una veintena de tratados internacionales que comprometen a los países miembros a otorgar, por ley, monopolios limitados sobre bienes intangibles como las marcas, las invenciones, las obras artísticas y otros. El 26 de abril de cada año, OMPI invita a sus miembros a celebrar el Día de la Propiedad Intelectual, alentando a reflexionar sobre los beneficios de respetar estos monopolios sin los cuales, nos advierten, no serían posibles la obras artísticas ni el progreso tecnológico.

Varias organizaciones en todo el mundo acompañan a OMPI en este mensaje. Cada vez que nos tiene acorralados en un cine, la industria cinematográfica de los Estados Unidos pretende convencernos de que bajar películas de Internet es de alguna manera parecido a robar una cartera. Por su parte, las discográficas acuden a métodos más contundentes, organizando redadas virtuales para identificar y demandar a personas que comparten música por Internet. En Europa, el lobby de las gestoras colectivas de derecho de autor logró que se prohíba el préstamo gratuito de libros en bibliotecas. En Argentina, las vernáculas SADAIC, CAPIF y ARGENTORES buscan maneras de emular a sus hermanas del primer mundo.

(más…)

La hora de cuestionar el brindis

Por Patricio Lorente para Página 12

Habrá quienes brinden por el Día de la Propiedad Intelectual. Serán los beneficiados por regímenes obsoletos que favorecen la concentración de la riqueza, de la cultura y del conocimiento, que al levantar su copa indicarán, sin excepción, que gracias a ese conjunto heterogéneo de instituciones llamado “propiedad intelectual” existen la innovación, el arte y hasta la vida misma y reclamarán regímenes más extensos, más rigurosos, cuya transgresión esté más ferozmente perseguida.

Es hora de señalar que extender los plazos del derecho de autor o universalizar el régimen de patentes, sólo por mencionar los reclamos más habituales, lejos de estimular el arte y la cultura o facilitar la innovación científica y tecnológica, sólo persiguen consolidar monopolios de explotación, limitar la innovación competitiva, generar escasez donde no la hay –y por ende, oportunidades de negocio–, privatizar recursos que son patrimonio común de la humanidad. (más…)

¿Patentar los resultados de la universidad pública?

Las universidades nacionales argentinas están buscando, hace algún tiempo, maneras de convertir los resultados de su investigación en una fuente de recursos. En principio, no hay nada particularmente objetable en esta búsqueda, siempre y cuando no nos haga perder de vista los objetivos de la universidad como usina de construcción y difusión de conocimiento para toda la sociedad.

Lamentablemente, en las discusiones alrededor de este tema siempre termina colándose el lenguaje de la doctrina de OMPI, ese que dice que si un derecho de autor limitado es bueno, uno ilimitado debe ser ilimitadamente mejor. (más…)