Elogio del fraude flagrante

Los que dedicamos tiempo a difundir información acerca de los riesgos del voto electrónico (yo llevo más de 15 años y contando) nos encontramos con muchos obstáculos: desde los empresarios inescrupulosos hasta los políticos corruptos que los habilitan desde todos los partidos, pasando por los medios a los que la primicia y el resultado ya les importa mucho más que la integridad de la elección, la cosa es muy cuesta arriba.

Pero el peor de los obstáculos es, en realidad, que nuestro mensaje requiere aceptar una verdad muy contraintuitiva: que las denuncias de fraude son el indicador de un sistema electoral saludable.

¿Cómo?

La mayoría de las veces que hablo de voto electrónico con gente que no tiene experiencia en seguridad, la conversación fluye así:

Yo: El voto electrónico menos seguro que el de papel por <terabytes de argumentos>.
Interlocutor/a: ¿Pero vos viste las cosas que hacen con el papel? En las últimas elecciones <anécdota describiendo una maniobra flagrantemente fraudulenta, contada en primera, segunda o enésima persona>.

Lo que esta persona no tiene en cuenta es que la obviedad de la maniobra proviene de que fue hecha con papel, que todo el mundo entiende, y por lo tanto todo el mundo se da cuenta. La maniobra equivalente, ejecutada sobre bits, involucraría acciones más encubiertas e incomprensibles para el ojo no entrenado. El fraude existiría lo mismo, pero no habría anécdota para contar.

Sólo un puñado de especialistas podrían, quizás, tener alguna esperanza de detectar una maniobra fraudulenta. Pero por cierto: ¡el procedimiento mediante el cual podrían llegar a determinarlo es, para un lego, indistinguible del procedimiento necesario para hacer trampa!

Desde el punto de vista de ingeniería de seguridad, el enfoque es el siguiente: si estamos de acuerdo de que en toda elección existen actores que quieren hacer trampa, lo esperable es que haya denuncias. Si no las hay, hay que preocuparse: las trampas no dejaron de existir, simplemente no las estamos detectando.

Por cierto, si lo que queremos es solamente que los diarios no estén llenos de malas noticias, esconder la realidad es un camino, pero no necesariamente el más recomendable.

Se nos fue Marcelo Baldi

Hubo una época en la que, si tenías alguna duda acerca de si era posible sentir verdadera pasión por el software libre, pasión violenta, irrefrenable, todo lo que necesitabas hacer era conocer a Marcelo Baldi.

Como mínimo, te dabas cuenta de que era posible, porque no te quedaban dudas de que él la sentía. Lo más probable, sin embargo, es que te la contagiara.

Esa época se terminó anoche, cuando Marcelo murió.

En Vía Libre, la tristeza es infinita. Literalmente, somos consecuencia de Marcelo.

Él nos introdujo a “La Trampa en el Ciberespacio” de Roberto di Cosmo, sobre la que él estaba elaborando, junto a Daniel Moisset y Fernando Cuenca, “La Encrucijada Digital”.

Esa reelaboración pondría fuego a [proposicion], un foro donde se elaboraron ideas y proyectos que Vía Libre luego dedicó años a fomentar y difundir, y a los que debemos gran parte de nuestra proyección internacional.

Marcelo nunca trabajó directamente en proyectos de Vía Libre, pero siempre contamos con el aporte de su honestidad, su compromiso, su rectitud y su amistad.

Y si acaso algo de lo que hicimos contribuyó en algo a acercarnos aunque sea un poco al mundo que Marcelo anhelaba, nos vamos en lágrimas por no poder seguir compartiéndolo con él.

UIT regulando Internet es un peligro para los usuarios

El mes que viene, se realiza la 12 Conferencia Mundial de Telecomunicaciones Internacionales (WCIT-12) en Dubai. La organiza la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo de las Naciones Unidas que se creó para promover estándares para telegrafía y telefonía internacional, cuando esas tecnologías eran lo último de lo último, y que hoy administra algunos recursos globales de comunicación, como bandas satelitales. Hace un tiempo ya que se escucha el rumor de una movida para otorgale a la UIT la “regulación global” de Internet, mientras que la UIT misma se encargaba de desmentirlo.

Ahora aparece en la revista Wired un artículo en el que el Dr. Hamadoun Touré, Secretario General de la UIT, nos dice que “La UIT debe liderar el esfuerzo de regulación de Internet“, lo que cambia radicalmente el discurso oficial.

Una Internet para todos

El artículo del Dr. Touré arranca bien, afirmando que la conferencia tratará temas relacionados con mejorar el acceso online y la conectividad para todos. Lamentablemente, desbarranca cuando pasa a detallar tres de esos temas ofreciendo enfoques que, lejos de aportar a ese objetivo, conspiran seriamente en su contra. (más…)

GPL para dummies representantes de BSA

La General Public License (GPL) es un ejemplo de claridad. La versión 3, que es la más complicada de todas, tiene apenas 18 artículos, todos dedicados a otorgar permisos que el usuario de otro modo no tendría1, tiene un preámbulo escrito en lenguaje muy sencillo explicando su intención, y está construida de tal manera que el esfuerzo requerido para violarla está fuera de la capacidad de la mayoría de los usuarios.

Sin embargo, hay gente que aparentemente sigue sin entenderla. Es curioso que las personas a las que más les cuesta son presuntos especialistas en “propiedad intelectual” que llevan ya mucho tiempo dedicados a oponerse a ella, alguno de ellos culpable incluso de un (bochornoso) libro al respecto. Según los representantes de la Business Software Alliance (BSA), la GPL es peligrosa y hasta abusiva2, porque su verdadero costo es que “nos obliga a renunciar por anticipado a los derechos patrimoniales de autor que la ley reconoce sobre[sic!] quien haga obras derivadas”3. Para llegar a esta conclusión, hacen una lectura de la GPL que es mucho más digna de Man Ray que de un consultor legal.

Por cierto, aquí se aplica la máxima de Upton Sinclair, cuando decía que “es muy difícil lograr que una persona entienda algo cuando su salario depende de no entenderlo”. Pero siempre cabe el riesgo de que algún lector poco avisado lea lo que escriben, y crea entrever un atisbo de verdad escondido entre los vericuetos de su retórica. Así que me propuse hacer una explicación de la GPL tan sencilla que hasta alguien que trabaja para la BSA pueda entenderla. Usa dibujitos4. (más…)

  1. Salvo uno, el 8, que establece las condiciones bajo las cuales algunos de estos derechos pueden ser rescindidos. []
  2. Detalle divertido: ¡ese sitio está hecho con software libre! []
  3. Es refrescante, por cierto, ver a gente de la BSA mencionando la confección de obras derivadas como algo valioso y necesario para el usuario, que lo es. Es una lástima que las empresas que la componen hagan todo lo que está bajo su poder para impedir que sus usuarios puedan llevarlas a cabo. []
  4. Y no cualquier dibujito: gráficos hechos por el maravilloso (y muy paciente) derechoaleer, que usó Inkscape para traducir mis garabatos en diagramas hermosos. Es software libre, por supuesto, y hasta las tipografías son libres. ¡Muchas gracias! []

Cómo reconocer una política de Estado desde una distancia considerable

Hace algunos días, la Presidente de la nación, junto con varios de sus ministros, recibió a ejecutivos de Microsoft que venían a presentar un “plan de desarrollo sustentable” para Argentina. Militantes de la propia Presidente expresaron su decepción ante esa reunión en una carta abierta, que tuvo alguna repercusión en los medios. La ministro de industria, Débora Giorgi, respondió a esa carta abierta asegurando que “el software libre es política de estado” de este gobierno, lo que fue celebrado por sus autores como una muestra del compromiso del gobierno con el software libre.

El problema es que una política de estado es, o debería ser, más que palabras. La evidencia de apoyo al software libre que destaca la ministro Giorgi no es tal: cada una de las afirmaciones que hace en su respuesta es exactamente igual de cierta si en ellas reemplazamos “software libre” por “software privativo” (incluso sigue siendo cierta si lo reemplazamos por “software de Microsoft”, específicamente, que es peor).

Una verdadera política de estado a favor de software libre sería, en realidad, muy fácil de detectar: hay muchos indicadores que evidenciarían su existencia. Veamos algunos de ellos. (más…)

Se cancela la conferencia “Cuando las Computadoras Amenazan los Derechos Humanos”

La conferencia convocada para el lunes 11 de junio a las 10:00 en la Facultad de Derecho de UNC lamentablemente no podrá realizarse, debido a complicaciones logísticas. Lamentamos el inconveniente.

Me gusta el software libre — #ilovefs

Los amigos de FSF Europe organizaron la campaña #ilovefs para que
expresáramos nuestro aprecio por el software libre en el día de San Valentín.
Una declaración de algo parecido al amor de mi parte — Fede

En castellano, “amor” es una palabra mucho más fuerte que el “love” inglés: “amo el software libre” suena muy estúpido: nadie “ama” a un ser inanimado.

Bueno, “nadie” es probablemente mucho (me vienen a la cabeza algunos propietarios de ciertos automóviles, y la película “Lars and the Real Doll”). Pero nadie lo admitiría abiertamente.

Sin embargo, como metáfora, hay mucho querible en el software libre. (más…)

“Stephanie”, una película de Maximiliano Gerscovich, estrena el 22/12 en Cuevana

Imaginate que trabajás por siete años en una película, y se ve que no te sale tan mal porque te la premian en un festival internacional de cine. Pero lo mismo no podés estrenarla en ningún lado porque los distribuidores no se meten con obras que no son declaradas de interés de INCAA, y no la podés poner vos en las salas porque pare eso tenés que tener licencia de distribución 

Por suerte, tenemos Internet. El jueves 22 de diciembre se estrenará en formato on-line con opción de descarga en alta definición, la película Stephanie, (Ganadora Mejor Director en el Festival Internacional de Cine y Video Independiente de Nueva York – Competencia Internacional) protagonizada por Antonio Birabent y Soledad Fandiño, con la dirección de Maximiliano Gerscovich. El trailer de la película parece interesante.

Muchas gracias a Maximiliano y Fernando Baserga por compartir su película con nosotros, y felicitaciones por la claridad de reconocer a Internet como la oportunidad de expresión que es, en vez de la amenaza que otros menos esclarecidos parecen ver.

“A propósito de Taringa! ¿Qué hacemos con la ley 11.723?” en Derecho de UNC

¿A quién le sirve esta ley? ¿La copia mata al autor? ¿El que copia hace daño? ¿Prohibir la copia protege las obras? ¿De qué? ¿Cómo? ¿Quiénes son los piratas en esta historia?

El lunes 31 de octubre de 2011, a las 19 hs, analizaremos estos temas desde en la charla-debate “A propósito de Taringa! ¿Qué hacemos con la ley 11.723?” en el Aula 1 de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba (entrada por Independencia 258).

Hablarán Horacio Javier Etchichury, (docente de la UNC e integrante de Fundación Observatorio Constitucional y de Derechos Humanos (FOCYDH) y Federico Heinz, presidente de Fundación Vía Libre.

Invitan Fundación Vía Libre, Fundación Observatorio Constitucional y de Derechos Humanos y La Revuelta de Derecho.

Primer Foro de Derecho Crítico en la Facultad de Derecho de UNC

Afiche “Primeras Jornadas de Derecho Crítico”El 12, 13 y 14 de octubre, la organización estudiantil “Sur en Derecho” invita a los estudiantes a discutir “temas pendientes en la carrera.” Entre ellos, Federico Heinz participará el miércoles 12 a las 18:30, en el Anfiteatro Orgaz, hablando de los orígenes, justificación y mecanismos del “copyleft.”