Repercusiones de la solicitud de ICCSI sobre Arribas

La Iniciativa Ciudadana para el Control del Sistema de Inteligencia (Iccsi), integrada por cinco organizaciones no gubernamentales solicitó a la Secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción, a la Comisión Bicameral Permanente de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia y a la Procuraduría de Investigaciones Administrativas que adopten las medidas adecuadas para investigar las cinco transferencias que habría recibido Gustavo Arribas, director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) por cerca de 600 mil dólares desde una empresa fantasma usada para el pago de coimas, lavado de dinero y evasión, según la justicia brasileña. El reclamo se suma a las denuncias penales que por el mismo tema se hicieron en la justicia y el reclamo que el Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica (Cipce) hizo a la Oficina Anticorrupción y a la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) para que se involucren en este tema.

Seguir leyendo la nota de Página 12 firmada por Victoria Ginzberg.

La Iccsi está integrada por la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Fundación Vía Libre, el Znstituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia (ILSED) y el Núcleo de Estudios sobre Gobierno y Seguridad (UMET). Las mismas organizaciones, junto a la Asociación Pensamiento Penal y Poder Ciudadano habían impugnado los nombramientos de Arribas y Silvia Majdalani, como director y subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) cuando sus pliegos fueron tratados por el Senado. En esa oportunidad, las críticas se centraron en los perfiles de los funcionarios, a partir de analizar los antecedentes que habían presentado, los datos que surgían de revisar sus actividades previas y las causas judiciales en las que estaban involucrados, además de las decisiones que habían tomado desde que fueron nombrados en comisión en sus cargos.

“Llama la atención que ni Arribas ni Majdalani tienen la formación ni la experiencia profesional adecuada y necesaria para desempeñar los cargos para los que se los propone. No han acreditado conocimientos específicos en cuestiones de inteligencia, seguridad, defensa o cualquier otra materia relacionada. Al mismo tiempo, tanto Arribas como Majdalani cuentan con numerosas denuncias judiciales y antecedentes que requieren una investigación seria antes del análisis de sus pliegos por parte de la Comisión y antes de que las y los senadores sean convocados a prestar su acuerdo”, dijeron en esa oportunidad las organizaciones que forman parte de la Iccsi. “Lamentablemente –señalaron ahora– la Comisión de Acuerdos del Senado de la Nación, presidida por Rodolfo Urtubey, y luego la enorme mayoría de los senadores nacionales, desoyeron las advertencias que formuláramos, y sin siquiera indagar respecto de los antecedentes del candidato, dieron su aval para que un escribano dedicado a la compraventa de jugadores de fútbol esté a cargo del organismo superior del Sistema de Inteligencia Nacional. Además de su absoluta falta de formación para el ejercicio del cargo, y las omisiones en su currículum para conocer su relación actual con empresas y sociedades anónimas en las que participó, señalamos sus antecedentes en el negocio del fútbol como representante e intermediario de jugadores y clubes, una modalidad de negocios cuestionada por la falta de transparencia y las posibilidades que ofrece para la evasión y el lavado de dinero, entre otros delitos. Por esa actividad, Arribas fue vinculado a cuestionadas operaciones de triangulación de jugadores con el fin de evadir impuestos, y mantiene una causa penal abierta”.

La Iccsi se refirió además a las cinco transferencias por cerca de seiscientos mil dólares a la cuenta personal de Arribas en Suiza provenientes de una empresa fantasma usada para el pago de coimas, lavado de dinero y evasión por parte de la empresa brasileña Odebretch, que reveló hace diez días en diario La Nación. Y a la presentación del CIPCE, que fue adelantada por PáginaI12, en la que se destacó que Arribas podría estar realizando actividades particulares incompatibles con el cargo de Director General de la Agencia Federal de Inteligencia porque se encuentra listado como intermediario registrado activo en la AFA.

El ministro de Justicia, Germán Garavano y el presidente Mauricio Macri minimizaron las denuncias. Adujeron que Arribas sostiene que recibió solo una de las cinco transferencias por el valor de 70 mil dólares y que se debió a la venta de un departamento. La Iccsi requirió a las autoridades competentes que “investiguen con celeridad los hechos”. Y advirtió “sobre la dudosa viabilidad de cualquier investigación que pretenda indagar sobre quien ejerce el cargo de titular de la AFI mientras continúe en su rol, ya que tiene acceso a mecanismos que pueden obstaculizar cualquier tipo de pesquisa; más si se tiene en cuenta que estos acontecimientos se inscriben en un marco de sostenimiento absoluto del secreto de las actividades de inteligencia. Es fundamental que se den los mensajes necesarios para forzar que quien esté a cargo de la AFI demuestre una trayectoria transparente y no se encuentre vinculado a actividades económicas asociadas al lavado de dinero y la corrupción”.

TrackBack URL

Deja un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>