el triunfo final sobre el anonimato

por Ximena Tordini /

En forma silenciosa y sin debate público de por medio, oficinas de seguridad del Estado nacional importan las más avanzadas tecnologías de identificación. Según esta suerte de Ministerio del Amor orwelliano, el reconocimiento de retinas oculares puede tener fines humanitarios y de ayuda social, y la lucha contra el terrorismo se confunde con una vigilancia milimétrica de los movimientos urbanos y las transacciones. Sonríe, te estamos biometrizando.

Seguir leyendo el artículo en la revista Crisis

¡comparte!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *