Propiedad Intelectual en el Audiovisual

Actualización: Videos de esta actividad disponibles en el blog de Beatriz Busaniche.

La cátedra Mastrini de la asignatura Políticas y Planificación de la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA invita a la mesa redonda sobre “Propiedad Intelectual en el Audiovisual” a realizarse el miércoles 16 de Noviembre, desde las 19hs, en el aula 207 de la Sede de Santiago del Estero 1029.

Participan:
* Argentores: Oscar Tabernise. Autor, guionista, Miembro de la Comisión Directiva. Coautor de Poliladron, Máximo Corazón y otras series televisivas.

* Sagai: Florencia Prada Errecart. Abogada de la Institución, especializada en Propiedad Intelectual.

* Fundación Vía Libre: Beatriz Busaniche. Secretaria de Vía Libre. Lider Pública de Creative Commons y Directora Ejecutiva de Wikimedia Argentina. Docente de la Carrera de Ciencias de la Comunicación. UBA.

El ingreso, por supuesto, es libre y gratuito!

¡comparte!

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. zxc dice:

    Que postura tienen Uds. con aquellos que, como en mi caso, no tenemos el mas mínimo interés en ceder parcial o totalmente nuestros derechos de autor e intérprete a nadie por los motivos que fuere?

    Proponen Uds. una expropiación compulsiva vía las bajadas de internet?

    Proponen forzarnos a que en lugar de derechos autorales nos dediquemos a vender chucherías y merchandising?

    Porque en todas esas mesas redondas no hay mayoría de representantes de compositores de música y directores de cine que son los principales afectados?

    Que derecho tienen sociólogos, abogados y periodistas, por muy estudiosos que sean, a arrogarse la representación de los creadores que somos los realmente afectados?

    Que tal si proponen como moción la socialización y reparto público de los salarios y honorarios profesionales de todos Uds?

    • Fede dice:

      Creo que lo más cercano que tenemos a una postura respecto de personas como vos es preguntarnos de qué manera podemos explicarte mejor que con tratando de restringir te estás dañando a vos mismo (y a la relevancia de tu obra) más que a cualquier otro. Por lo demás, no tenemos posturas respecto de personas, sólo respecto a ideas.

      No proponemos una expropiación, ya que el derecho autoral no es propiedad, es meramente un privilegio que el Estado otorga con ciertos fines, que no está cumpliendo.

      No pretendemos forzar a nadie a nada. Cada uno sabrá cuál es la mejor manera para lograr que su público lo ayude a vivir de su obra. Hay muchas.

      ¿Qué derecho tienen los compositores de música y directores de cine de arrogarse el monopolio de la “creación”? Sociólogos, abogados, periodistas, programadores, y muchos más somos autores, igual igual que vos.

      Y nadie propone la socialización de tus honorarios. Seguilos cobrando, cada vez que trabajes, como nosotros. Lo que no terminamos de entender es por qué creés que tenés derecho a cobrar por haber trabajado alguna vez.

    • bea dice:

      los derechos de autor no son salarios. Tampoco son propiedad. Son privilegios exclusivos otorgados por ley para el logro de ciertos fines socialmente valiosos. Cuando no cumplen esos fines, es menester revisarlos.

      Por cierto, es muy común ver la confusión propiedad / salario en este campo. No se trata de una expropiación porque el derecho de autor consiste esencialmente en un monopolio legal bajo ciertas limitaciones. Sin embargo, si fuera propiedad, entonces no puede ser salario. Así que ruego a quienes vienen a discutir estas cosa que primero se pongan de acuerdo con ustedes mismos, así podemos contestar con pertinencia. Pero decidan: o son propietarios o son asalariados… si hablan con pertinencia y claridad, es más fácil conversar.

      Por cierto, si es tu salario, entonces debería operar como tal. Cobrás por tu trabajo y no esperás que tus nietos sigan cobrando 70 años después de que el abuelo murió, o no? Si esperás eso, entonces no lo llames salario.

  2. Esteban dice:

    En todos los debates al respecto, encuetro posturas extremas enfrentadas, incapaces de hilar fino. Las preguntas de zxc me parecen válidas, no tienen por qué ser tratadas de retrógradas. Estamos tratándo de ubicarnos y entender el nuevo panorama. No se trata simplemente de derechos sobre algo abstracto, filmar una película demanda trabajo, esfuerzo y dinero. Los músicos pueden difundir su obra, para atraer a su público a una presentación en vivo. El caso del cine no se dá de la misma forma, ya que en general, la gente ve una película sólo una vez.
    No hay manera, salvo excepciones, de que luego de ver una película en internet, el espectador quiera volver a verla en un cine, por ejemplo. Resultado: se empuja al cine a tener dos vías posibles, el subsidio estatal, o la superproducción taquillera, (cuyos cálculos de rentabilidad absorben la piratería sin problemas) o simplemente desaparacer o mutar en un hobby sin pretenciones. Supongo que sociólogos, abogados, periodistas, programadores, y muchos más, son autores, en sus ratos libres, porque de algo deben vivir. Con algo deben financiar su vivienda, sus recursos,aunque sea lo que comen mientras escriben. ¿Cómo se hace para filmar una película sin un horizonte de amortización?. ¿Cuales son la opciones? ¿Organizar fiestas, vender remeras? No me parece que deba ser una salida para un producto, que requiere un trabajo y que tiene un valor suficiente en sí mismo. Finalmente estas preguntas claves: ¿Por qué el derecho a la cultura goza de tal privilegio que otros no tienen, como el derecho a la alimentación? Son puntas para el debate. La posibilidad de copia tan rápida de texto, imagen o sonido, abre un montón de posibilidades maravillosas. Pero cuando nos ponemos a observar, hay una notoria desventaja, ya que otras necesidades también básicas y fundamentales no pueden reproducirse en la misma forma. Creo que se confunde el desarrollo de la tecnologia o la facilidad para copiar a piacere, con el objeto en sí, la obra, que en algún lado, una o millones de copias, sigue existiendo cómo única y singular. Espero que estas preguntas sirvan para debatir, reflexionar y aclarar el panorama, si es que ustedes ya pensaron en estas cosas.

    • Fede dice:

      Mi experiencia es distinta: yo suelo ver dos posiciones enfrentadas, una de las cuales es incapaz de hilar fino, y recurre constantemente a paralelos insostenibles como tratar a la propiedad física y el derecho de autor como equivalentes, o comparar la cultura (que todos podemos compartir sin que nadie tenga menos) con la comida (que mientras más la compartimos, menos comemos).

      Sos, hasta donde veo, el primero en llamar retrógradas a las preguntas de zxc, a quien le contestamos. Sí las voy a llamar, igual que a tu comentario, caprichosas.

      No por lo sorprendentes, sino por lo cabezadura: el público les está diciendo, claramente, que en el contexto tecnológico actual no está dispuesto a pagar por lo mismo que le vendieron hasta ahora, y que tampoco está dispuesto a respetar el monopolio de distribución que el Estado le otorga a los autores.

      Muchos autores reconocen eso, se ponen a ver qué cosas hay de su obra por la que el público quiere pagar, y están haciendo mejor plata que nunca antes. Pero a zxc y a vos no les importa: ustedes quieren seguir cobrando por lo mismo, usando el mismo modelo de financiación, producción y distribución de siempre, no importa si les quieren pagar o no, y listo. Y después se sorprenden de que les va mal.

      Te pido a vos también, por otra parte, que abandones esa postura de que la autoría sólo es cosa de unos pocos. Leé de nuevo lo que escribiste: decís que los periodistas sólo pueden ser autores en sus ratos libres. ¿Tenés idea de cuánto escribe un periodista? ¿Un sociólogo? ¿Un abogado? ¿Te detuviste a pensar que los programas que usás para leer esto son obras autorales? Ser autor no es nada especial. Cada vez es más difícil no ser uno.

      Por favor, dejen de lamentarse porque se acabó la manera de hacer las cosas a la que están acostumbrados y dediquen su esfuerzo, en cambio, a comprender y aprovechar las oportunidades de la nueva manera de hacerlas. Y si eso implica hacer fiestas o vender remeras, pero al final te brinda más público y probablemente también más dinero… ¿cuál es el problema?

    • bea dice:

      Estimado Esteban, vos querés hilar fino? Vamos a hilar fino (mi problema cuando hilo fino es que del otro lado siempre vienen con argumentos que desconocen absolutamente el marco conceptual, la historia, la teoría, los fundamentos y el origen de todo lo que estamos debatiendo. Pero ya que lo pedís, hilemos fino: Vamos una por una con las preguntas que considerás tan trascendentes:

      >>> Que postura tienen Uds. con aquellos que, como en mi caso, no tenemos el mas mínimo interés en ceder parcial o totalmente nuestros derechos de autor e intérprete a nadie por los motivos que fuere?

      La respuesta es sencilla: vos no tenés ningún derecho natural sobre la obra. El derecho que te confiere la ley es una decidión del Estado, a partir de sus legisladores, que fija que, con el fin de fomentar la ilustración, la circulación de obras de autor, la instrucción general y otros objetivos previstos en la Constitucion Nacional, te van a dar privilegios exclusivos definidos por ley por tiempo limitado, también definido por ley. Asi que si, vos podés pensar que tenés derechos absolutos, pero la realidad indica que no es así. (Véase: la historia de la propiedad intelectual en Argentina de Guillermo Vidaurreta http://www.derecho.uba.ar/publicaciones/libros/ind-historia_patentes.php y la definición de Bienes inmateriales de Tullio Ascarelli http://www.bea.org.ar/2011/11/teoria-sobre-los-bienes-inmateriales/ ) Incluso autoralistas hegemónicos sostienen que el derecho de autor es un derecho otorgado por el estado, y que carece absolutamente de base en el derecho natural y que no tiene nada que ver con un derecho humano (Emery, por ejemplo) El estado natural de las cosas es la libre circulación de las ideas, (Kors, Correa, Emery, etc etc) Los monopolios creados por el estado tienen un objetivo, y si no lo cumplen, debreían ser revisados…

      >>> Proponen Uds. una expropiación compulsiva vía las bajadas de internet?

      Dificilmente las bajadas de internet expropien algo a alguien. Nadie deja de tener lo que hemos descargado por el sólo hecho de haberlo copiado (Véase Jefferson, para más ilustración al respecto). Lo único que pasa con las bajadas de internet es que se *** limita *** el ejercicio del monopolio otorgado por ley, al multiplicar las posiblidades de copia. Se deja de respetar el monopolio, que por cierto, ha sido otorgado por el Estado, y es ahi, y con los fines del bien común, donde se debe revisar la normativa.

      >>> Proponen forzarnos a que en lugar de derechos autorales nos dediquemos a vender chucherías y merchandising?

      La verdad es que jamás se me ocurriría decirle a nadie que venda chucherías, ni nada… Si querés dedicarte a vender tu trabajo, hacelo, nada ni nadie te lo va a impedir. Lo que queremos es evitar que tus nietos pretendan seguir vendiéndole a nuestros nietos tu trabajo, trabajo que vos no vas a volver a hacer. Si no te gusta, lo lamento, pero la realidad indica que lo que están tratando de hacer es usar el poder de policía para que la gente les compre algo que claramente no quiere comprar. Si tenés alguna duda, preguntale a @orsai cómo hacen para vender libros, revistas y demás.. Ofrecen algo que la gente quiere comprar. Y no lo veo a Casciari haciendo artesanías en plaza francia.

      >>> Porque en todas esas mesas redondas no hay mayoría de representantes de compositores de música y directores de cine que son los principales afectados?

      Te cuento que en la mesa de Ventana Sur fue invitado Daniel Burman, (Cineasta) y se bajó. Y en la mesa a la que hacés referencia, eran 3v.1 o sea.. una abogada de actores, un dramaturgo, y una moderadora, discutiendo conmigo, la única de mi lado era yo, así que me parece que el desbalance que denunciás existió, pero en sentido contrario.

      >>>>> Que derecho tienen sociólogos, abogados y periodistas, por muy estudiosos que sean, a arrogarse la representación de los creadores que somos los realmente afectados?

      El mismo derecho que todos a opinar sobre temas que nos interesan, somos autores, somos lectores, somos estudiantes.. o es que acaso sólo hay que preguntarle opinión a las partes interesadas (digo, las que facturan $$ por estos temas) y no a los que tenemos que pagar? Un abogado de defensa del consumidor aquí por favor?

      >>>>> Que tal si proponen como moción la socialización y reparto público de los salarios y honorarios profesionales de todos Uds?

      Nosotros no tenemos ningún problema, duda ni posición en contra del derecho al trabajo, más bien todo lo contrario. Defendemos el derecho al trabajo, nos interesa que la gente cobre por su trabajo, y que haya remuneraciones justas para todos en la medida de lo posible. Pero, qué tiene que ver nuestra posición sobre el salario con esta discusión?

      Gracias por dejar tu opinión .
      Bea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *