Voto electrónico: los riesgos de una ilusión

Este artículo fue publicado en Lanacion.com el 28 de julio pasado.

Por Beatriz Busaniche
Especial para lanacion.com

En los últimos años, cada vez que tenemos un domingo de elecciones, sobrevuela el debate sobre el voto electrónico y no son pocos los que piden a viva voz su urgente implementación. Cada vez que una mesa se demora, o que tarda un rato el conteo, aparece la propuesta de usar voto electrónico como solución a todos los problemas del acto electoral. Todos estos discursos se montan sobre estrategias de marketing que profundizan muy poco en las implicancias de semejante cambio en el sistema electoral. Holanda dejó de usarlo en 2008, Alemania lo declaró inconstitucional en 2009 y en Brasil, el secreto de las urnas fue vulnerado por expertos en seguridad informática. La integridad y el secreto del voto entran en riesgo con estos sistemas que, además, alejan a la ciudadanía de la capacidad de auditar el acto fundamental del sistema democrático.

Desde hace varios años, en Fundación Vía Libre decidimos trabajar activamente en una campaña que advierta a la ciudadanía sobre los riesgos de esta ilusión (bajar libro en .pdf). Existen numerosas razones para oponerse a la implementación del voto electrónico, entre ellas podemos destacar:

Dificulta la participación ciudadana: en cada acto electoral, los ciudadanos estamos comprometidos a ejercer nuestro derecho a emitir el sufragio, pero también tenemos el derecho a controlar y auditar el acto electoral. Este derecho de auditoría es el primero que perderemos a la hora de incluir urnas electrónicas en la emisión del voto, ya que sólo expertos en electrónica e informática estarían capacitados para hacer este tipo de control, que implica un nivel de complejidad muy alto.

Esta es una de las razones que dieron fundamento al Fallo del Supremo Tribunal Constitucional de Alemania que en 2009 , en una resolución ejemplar, declaró inconstitucional y prohibió el uso de urnas electrónicas en ese país. El Constitucional Alemán indicó que las elecciones son un acto público y que por tanto, deben ser comprendidas por cualquier ciudadano independientemente de su formación. Implementar voto electrónico sería dejar que la democracia salga de manos de los ciudadanos y quede bajo el control de una élite.

Pone en riesgo el secreto del sufragio: los sistemas electrónicos incorporan al acto electoral algunas características que lo hacen más vulnerable a la violación del secreto. De hecho, en Brasil, país que muchas veces es tomado como ejemplo de uso de estos sistemas, el secreto del voto fue vulnerado de forma rápida, sencilla y económica por un equipo de investigadores que logró identificar el sufragio de un votante mientras se usaba una urna electrónica.

La posibilidad de vulnerar el secreto del voto es, además, la razón fundamental por la cual Holanda dejó de usar urnas electrónicas y volvió a votar en papel a partir del 2008. Lo cierto es que cada vez que se promueve el voto electrónico, se argumenta que ayudará a terminar con técnicas clientelares como el voto en cadena. Si bien es cierto que el sistema puede impedir algunas de estas artimañas, la base del clientelismo político es la posibilidad de identificar voto y votante, problema que el voto electrónico no soluciona sino que además, empeora.

Pone en riesgo la integridad del voto: otro de los aspectos centrales del uso de sistemas informáticos para emitir votos es a desmaterialización del sufragio, tal como ocurre en Brasil, donde la emisión electrónica impide el recuento de votos y obliga a confiar de manera ciega en las tecnologías implementadas y en los encargados de la implementación.

Privatiza el acto fundante de la democracia: las implementaciones de voto electrónico disponibles en el mercado son, esencialmente, soluciones propuestas por el sector privado. Es decir, la implementación del acto electoral será tercerizada en manos de alguna empresa, lo que constituye un traslado del acto público esencial de la democracia a manos de una empresa. Son varios los problemas emergentes de un proceso de esta naturaleza. El primero es que la ciudadanía no tiene ninguna capacidad de control ni tiene por qué depositar su confianza en nadie: ni en los partidos, ni en el tribunal electoral, ni en las empresas. En los EEUU, donde desde hace muchos años se viene cuestionando el proceso de votación electrónica, se sabe que al menos dos de las tres más grandes empresas proveedoras de urnas tienen vínculos directos con el Partido Republicano, incluyendo en algunos casos la participación accionaria por parte de políticos de alto nivel.

En otros casos, tal como el que ocurrió en Salta, la empresa proveedora de las urnas cuenta con una patente sobre el sistema electoral utilizado , por lo que el sistema no sólo es privado, sino que además la patente vigente hasta el 2024 le otorga a la misma el monopolio sobre su implementación. Este aspecto no es menor, sobre todo cuando en los EEUU, donde el voto electrónico se usa de manera amplia, muchas empresas proveedoras de urnas argumentaron violación de propiedad intelectual cuando investigadores independientes pretendieron auditar los sistemas usados en elecciones vinculantes.

Son muchas las razones para oponerse a la implementación de voto electrónico. La fe ciega en los avances de la modernidad nos hace olvidar que las computadoras son equipamientos programados por humanos, diseñados para procesar información, para copiarla y manipularla con extrema facilidad. No existe sistema de voto electrónico capaz de asegurar la integridad, secreto y transparencia del acto electoral, no existe en teoría y tampoco en la práctica.

Cuando hablamos de votaciones, el apuro, la rapidez y la supuesta modernidad no pueden ocultar los factores más importantes del proceso: la participación ciudadana, la integridad y el secreto del sufragio como elementos esenciales de todo acto electoral.

La autora es secretaria de la Fundación Vía Libre

TrackBack URL

12 comentarios

  1. Miriam dice:

    Hola Bea,
    Una duda, el sistema que se implementó en la Falda, Córdoba. ¿es el mismo que se implementó en Salta?
    http://www.infobae.com/notas/598300-La-Falda-voto-electronico-permitio-conocer-los-resultados-en-una-hora.html
    Quise buscar detalles de la implementación, pero no encontré mucho, solo aglunas referencias al sistema de Salta pero nada concreto. ¿Tienen algún dato? La nota de infobae habla de una implementación a nivel provincial ¿qué se sabe?
    ¡Gracias! Muy clara la nota.
    Miriam

  2. Francisco dice:

    Me parece que esta nota adolece de algunas exactitudes, cuando se habla de auditar el acto eleccionario….jajaja me llama a la risa ya que aqui en cordoba tuvimos una eleccion por demas de fraudulenta en el año 2007 y nunca se pudo volver a contar voto x voto,(o sea nunca se la pudo auditar) si hubiese habido voto electronico fiscalizado por los fiscales informaticos de cada partido eso no hubiera ocurrido, en lo personal pienso que mientras mas manos humanas intervengan en el acto eleccionario mas posibilidades de fraude existe.
    Si en la presentacion del software que hará al sistema de votación, se convoca a los fiscales informaticos de los partidos (que hoy abundan)a que sometan al programa a todo tipo de criticas, revisiones y pruebas que sean necesarias yo creo que sería una cosa muy seria, eficaz y eficiente el acto eleccionario.
    Una vez fiscalizado el software este se deja en una caja de sguridad fajado, lacrado y firmado por todos los fiscales informaticos y algunas otras medidas de seguridad que se crean necesarias, el acto eleccionario no tiene por que ser inseguro de ninguna manera.
    Muchos políticos tiene fobia al sistema informático por que con este es IMPOSIBLE el fraude, ademas se extingue por completo la posibilidad de “volcar urnas”, y ya el acto eleccionario dejaria de ser algo manejado por abogados y comenzaria ser algo manejado por ingenieros y quizá estas cosas son la que provoca la fobia descripta.
    Tengamos en cuenta que por las redes informaticas mundiales viajan millones de trillones de pesos y nunca se fundio un banco por culpa de las redes informaticas.
    Creo que no habia que criticarlo al sistema con tanta liviandad y habria que ver la forma de hacerlo mas seguro de la que es……

    • Rodrigo dice:

      “…en lo personal pienso que mientras mas manos humanas intervengan en el acto eleccionario mas posibilidades de fraude existe…”

      Sin embargo, todo sistema que se centre en el control de unos pocos significará una acumulación de poder tal que terminaría siendo más “sencillo” una manipulación del acto eleccionario.

      No creo que sea “IMPOSIBLE”, como vos decís, alterar un sufragio electrónico. Al fin y al cabo, esas computadoras tan precisas y seguras son programadas, modificadas, compradas y controladas por personas (pocas). Y no de una sola mesa, sino de toda una elección, como es el caso de Salta.

      Casos de fraude no faltan. Sino averigua que paso con la elección presidencial del 2000 en EEUU. Y no paso en un lugar recóndito del planeta… paso en Miami, ciudad que se jacta por su respeto a las libertades individuales y a la democracia.

  3. Inés dice:

    En este país el voto electrónico sería un fraude total, creo que en el sistema actual que combina la tecnología con el trabajo manual es un desastre, hay muchos puntos dudosos.
    El ministerio del interior tiene en sus manos la base de datos de DNI que por supuesto no la depuran (muertos, DNI duplicados con sexo diferente, mismos DNI en localidades diferentes etc). ESTO ES lo que realmente creo que cambió y cambiará la historia, quién elabora la base de datos de los que votan.
    También tiene en sus manos la recepción por el correo Argentino (del estado) de las actas de cada mesa y la confección del telegrama y el conteo instantáneo electronico por una empresa contratada por el estado.
    Si este proceso es así, en un gobierno corrupto no hay posibilidad de que no haya fraude.
    Me imagino mil formas… desde base de datos paralela de DNI con mesas truchas asignadas por todo el país en lugares sin control y todo perfectamente contabilizado según cantidad de habitantes para que sea creíble. Es dificil en ciudades con control más efectivo y real de las oposiciones.
    Yo pregunto, la justicia electoral sabe por ejemplo si en una escuela en formosa hay 10 o 20 mesas realmente físicamente en el momento del voto? es decir pueden asignarse mesas de más con gente que no va a votar pero sí existe en el padrón en forma trucha (no existe la persona)? Hay 10 mesas físicas y 10 virtuales en la escuela pero reales en las urnas y planillas.
    No necesitan mover gente para que vote 2,3 o las veces que sea por muertos, duplicados etc. El voto ya se emitió de antemano, esas mesas tienen sus sobres de antemano en las urnas y las planillas hechas. ES POSIBLE TODO ESTO? espero que sea solo parte de mi imaginario informático.

  4. jotaicrozero dice:

    ¿y hacer un sistema hibrido?
    Con conteo doble y posterior contrastacion.
    Votas en la electronica, se imprime el voto (no importa quien se vote el soporte papel es siempre de igual y color) se inserta en sobre y a la urna material.
    Se cuentan los votos, mientras se mantiene la urna electronica a la vista pero sin tocar los sellos. Terminado el conteo, se rompen los sellos y se verifica el conteo electronico, si coincide se cierra, sino se recuenta. Si se mantiene la diferencia la justicia debe actuar por probable fraude.
    No se registran datos particulares ni se cargan ordenadamente. Cada voto recibe un numero de orden aleatorio.
    Otra cuestion. ¿acaso el voto como es ahora no estan megainvolucrados empresas y el sistema casi privatizado? ¿quien imprime todas las boletas?
    Siempre van a participar empresas, pero deberia ser su eleccion tambien democratica.

  5. […] no es transparente, no es confiable, pone en riesgo el secreto del voto y lo más peligroso, le quita al ciudadano común la posibilidad de controlar el acto electoral, entregándoselo a una elite de supervisores expertos, cuyo estatus depende directamente del éxito […]

  6. […] I també via ells dos iŀlustratius articles sobre els perills del vot electrònic: de Javier Smaldone i de la Fundación Vía Libre. […]

  7. David dice:

    La seguridad ya está implantada en las operaciones bancarias que se hacen habitualmente por internet.

    El voto anónimo puede garantizarse eliminando al votante de la lista de votantes cuando vota.

  8. franco dice:

    hola!!! que opinan sobre el voto a los 16 años de edad???

Deja un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>