Caso Taringa! Debates sobre el delito que cometemos todos

El seminario “Copyright/Copyleft. Debates sobre la cultura libre y el acceso al conocimiento en la era digital” (Cat. Busaniche) y la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires invitan a debatir sobre el caso Taringa, una excusa para poner sobre la mesa las discusiones sobre la libertad de expresión y la circulación de bienes culturales en Internet, en tensión con las regulaciones cada vez más restrictivas de la propiedad intelectual. El caso Taringa, actualmente en marcha en el fuero penal, obliga a revisar la legislación de propiedad intelectual argentina, considerada una de las más restrictivas del mundo. La charla abierta a todo público se realizará el jueves 26 de mayo, desde las 21hs, en el Aula 6 de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Sede Santiago del Estero 1029, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Estarán presentes, Enrique Chaparro, matemático, miembro de la Fundación Vía Libre y Glenn Postolski Profesor Titular de Políticas y panificación de la comunicación, Investigador en el área de políticas y economía de la información y actual director de la Carrera de Ciencias de la Comunicación. También nos acompañarán los dueños de Taringa, Matías y Hernán Botbol.

El 6 de mayo pasado, el Centro de Información Judicial publicó un fallo de la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional que confirmó el procesamiento de los propietarios de Taringa! por considerarlos “partícipes necesarios” del delito de violación a la propiedad intelectual al permitir que, a través de su sitio, diferentes usuarios suban y descarguen material protegido por esa ley.

La acusación se basa en la violación al artículo 72 de la Ley 11723, que establece que es delito penal editar, vender o reproducir por cualquier medio o instrumento, una obra inédita o publicada, sin autorización de su autor o derechohabiente, por lo que será reprimido con la pena establecida en el artículo 172 del Código Penal.

Está claro que toda persona que tenga en sus manos un dispositivo digital, cualquiera sea, un celular, una tableta, una netbook o una notebook o una computadora de escritorio, al reproducir obras, viola o ha violado alguna vez este artículo incluido en una ley que data del año 1933. También está claro que Taringa no editó, ni vendió ni reprodujo obras, sino que habilitó un espacio donde los usuarios publicaron links, hecho que no está tipificado en el código penal.

El caso abre debates urgentes vinculados a la libertad de expresión y el control en internet, la validez de una ley que penaliza a todos sus usuarios, y la necesidad de contextualizar esta discusión en el marco de los derechos humanos, en particular en la tensión entre el derecho de libre acceso a la cultura y las regulaciones de propiedad intelectual vigentes, pensadas para un modelo tecnológico completamente diferente a los fenómenos sociales vinculados a las redes y a Internet.

Invitan:

Cátedra “Copyright/Copyleft. Debates sobre la cultura libre y el acceso al conocimiento en la era digital”
Carrera de Ciencias de la Comunicación. Universidad de Buenos Aires

TrackBack URL

11 comentarios

  1. Tesla dice:

    Creo que como estrategia de la comunidad hay que poner el acento, en que:
    1) compartir no es delito y es de buena persona (poner un link = prestar/regalar un medio físico)
    2) copiar no es robar (cuando copio no le quito nada a nadie).
    3) las discusiones no se queden en libros-cine-musica recordar que también rige para remedios-genética-soft-etc.
    4) en otras profesiones realizamos obras intelectuales a diario y no por ello reclamamos derechos por cada solución que brindamos.

    Me pregunto yo alguien le pago derecho de autor a Tesla por desarrollar la corriente alterna?? sin embargo todos la usamos……

    Abrazo.

  2. Si bien es un tema complicado, con muchas aristas a considerar, dado que no están muy claros los límites entre “copiar”, “compartir” y “robar”, en mi opinión quien debe decidir sobre el derecho de “prestar o brindar” algún archivo, película, pista de audio o lo que sea, es el propio dueño. Si una productora NO quiere que sus contenidos sean brindados gratuitamente, ningún usuario puede doblegar ese derecho.

    Si no se respeta la propiedad intelectual, la Ley no vale nada.

    • Martín dice:

      ¿Cómo que no está clara la diferencia entre “copiar”, “compartir” y “robar”?
      Hasta un chico que esté cursando la instrucción básica puede diferenciar esas tres acciones.
      Lo que parece que no tenés del todo claro es el derecho constitucional de acceso a las producciones culturales.
      Hay mucho para debatir y demás, pero no reconocer la diferencia entre los tres términos que comentás es el clásico argumento reaccionario que pretende homogeneizar todo y no reconocer la especificidad del fenómeno que nos ocupa en la actualidad.

  3. scann dice:

    Bueno, en 1945 en Estados Unidos había una ley que decía que no te podías sentar al lado de un negro. Seguramente que en 1945 alguien dijo que “Si no se respeta el derecho de los blancos a no tener que juntarse con esa chusma, la ley no vale nada”. La ley debe preceder a las prácticas, no inventarlas sin más sólo porque a una industria no le convienen las prácticas actuales.

  4. RAUL dice:

    Es un tema complicado e interesante para debatir. Si dejamos a las industrias productoras de contenido sin ingresos económicos, simplemente porque nadie compra soft, música o películas al conseguirlos “compartidos”… ¿quién va a producir esos contenidos que nos “comparten”?

    • bea dice:

      La primera cuestión es ver si efectivamente es cierto que compartir deja sin ingresos a esas industrias. Hace más de 10 años que existen sistemas de filesharing y la verdad, los números de la industria siguen creciendo. Quizás bajan las ventas de CDs, pero eso es porque el formato es obsoleto. No porque la gente no esté dispuesta a pagar por escuchar música. Por otro lado, hablás de Soft, cuando ahí tenemos los casos más paradigmáticos: el software libre ha demostrado que sin monopolio de copia también puede producir software de excelente calidad y con modelos de negocios que permiten efectivamente a los desarrolladores y empresas de software libre vivir de su trabajo sin perseguir a los usuarios y sin monopolio de copia. Además, aún pensando que sea cierto (que no lo es) eso de que no tendrán ingresos económicos, estamos dispuestos como sociedad a vigilar, criminalizar a todo el mundo para defender el negocio de unos pocos?

  5. Santiago Fernández dice:

    Creo que no hace falta aclarar que piratear es ilegal. Los piratas siempre fueron ladrones. La mejor manera de que bajar y compartir sea legal es que sus autores lo permitan. Creo que la decisión sobre si afecta económicamente o no a la industria o sobre si beneficia o no a la popularidad de un autor debe recaer en los autores y no en los que sacan provecho de las obras de esos autores. Si los autores de cine,música y libros decidieran que es mejor que todo el mundo haga lo que quiera con sus obras, entonces sí. Pero alguien que no es autor puede sentirse con derecho a opinar sobre una actividad que desconoce realmente. O acaso un programados de sowtware puede decidir qué relgamente debe funcionar en el ejército y una bailarina árabe puede decidir cómo administrar el dinero de una cooperativa textil?
    Los derechos de autor son, de alguna manera, el sueldo de muchos artistas, sépanlo. Alguien quiere que le roben su sueldo? Quien trabaja de administrativo va a donar su sueldo por el bien de la internet y la libre circulación de cultura? Y seamos honestos, las páginas de descarga están plagadas de publicidad que lo que hacen es generar beneficios económicos a los que publicitan sus negocios y a los que tienen los sitios de descarga, lo que claramente significa que no están compartiendo archivos por amor a la cultura, sino que lo único que generan es que el dinero que debería ser de un autor, sea de una empresa que dice trabajar por el bien del libre intercambio de la información (Y SARASA!)
    En el caso del cine, la descarga ilegal obligó a cerrar cientos de videoclubes dejando sin ingreso a numerosas familias, además de reducir coniderablemente el ingreso que el INCAA recibía (vía alquileres de películas legales) para fomentar la industria local de cine. Es decir que si los que piratean creen que bajando películas gratis están perjudicando a las grandes multinacionales del cine, está errados, están destruyendo la industria local.

  6. Muchas veces se confunde copiar con plagio. Creo que taringa revisa si suben material protegido por derechos, pero no exclusivamente ellos sino los usuarios que según las reglas de Taringa comparten pero siempre dejando en claro la fuente que generalmente son otras paginas y el autor. También hay casos que se les pidió que se bajaran los materiales y lo hicieron. Cuando se ataca a Taringa es para que refuercen el control pero también me imagino que es para censurarlo un poco por su masividad.

  7. Santiago Fernández dice:

    Disculpen, envié un borrador, acá va el corregido: Creo que no hace falta aclarar que piratear es ilegal. Los piratas siempre fueron ladrones. La mejor manera de que bajar y compartir sea legal es que sus autores lo permitan. Creo que la decisión sobre si afecta económicamente o no a la industria o sobre si beneficia o no a la popularidad de un autor debe recaer en los autores y no en los que sacan provecho de las obras de esos autores. Si los autores de cine, música y libros decidieran que es mejor que todo el mundo haga lo que quiera con sus obras, entonces sí. Pero alguien que no es autor puede sentirse con derecho a opinar sobre una actividad que desconoce realmente? O acaso un programador de software puede decidir qué reglamento debe funcionar en el ejército o una bailarina árabe cómo administrar el dinero de una cooperativa textil?
    Los derechos de autor son, de alguna manera, el sueldo de muchos artistas, sépanlo. Alguien quiere que le roben su sueldo? Quien trabaja de administrativo va a donar su sueldo por el bien de la internet y la libre circulación de cultura? Y seamos honestos, las páginas de descarga están plagadas de publicidad que lo que hacen es generar beneficios económicos a los que publicitan sus negocios allí y a los que tienen los sitios de descarga, lo que claramente significa que no están compartiendo archivos por amor a la cultura, sino que lo único que generan es que el dinero que debería ser de un autor, sea de una empresa que dice trabajar por el bien del libre intercambio de la información (Y SARASA!)
    En el caso del cine, la descarga ilegal obligó a cerrar cientos de videoclubes dejando sin ingreso a numerosas familias, además de reducir coniderablemente el ingreso que el INCAA recibía (vía alquileres de películas legales) para fomentar la industria local de cine. Es decir que si los que piratean creen que bajando películas gratis están perjudicando a las grandes multinacionales del cine, está errados, están destruyendo la industria local.

    • scann dice:

      Blockbuster cerró porque tenía un modelo de negocios obsoleto. Como dijo ayer Enrique en la charla, las personas actúan como agentes económicos racionales: si una zanahoria idéntica te sale 10 pesos y otra te sale 3, obviamente que vas a elegir la de 3. Esto es el capitalismo, si tu industria no camina porque tu formato de venta es obsoleto, no podés pretender que el aparato represivo del Estado se ponga a tu servicio simplemente porque vos no sabés cómo resolver la situación creativamente.

      Defender a los “artistas” o a los “autores” no implica defender a la industria. La ley de derecho de autor en teoría (digo en teoría, porque en la práctica ha servido bien para otra cosa) se creó para defender a los autores de los abusos de las empresas. La realidad es que esto no fue así, y hay numerosas evidencias empíricas que lo demuestran.

      Por otro lado, Taringa! no hace plata con “lo ajeno”, el delito que se le imputa no es tal (le recomiendo que lea por favor el inciso 72 a) de la ley 11723 y nos diga en qué parte del inciso 72 a) Taringa fue partícipe necesario.

      Nosotros también somos todos “autores”, y suponiendo que eso fuera algo relevante para el debate (a nadie se le pide carnet de fumador para opinar sobre temas como el tabaquismo), este debate también nos pertenece. Nos pertenece no sólo en tanto “autores”, nos pertenece porque esto ya se tornó una cuestión de interés público donde el convidado de piedra es el conjunto de la sociedad, y entonces pareciera que tenemos que dejar a todos los de siempre (la industria y el Estado) decidir sobre un tema que afecta al derecho de acceso a la cultura y a la educación.

      Y, por último, para defender a los artistas chicos (suponiendo, por otra parte, que eso fuera interés de este o de cualquier gobierno), se pueden implementar otro tipo de medidas que no sean necesariamente perseguir a los usuarios. Cupo de cartel, por nombrar un solo ejemplo.

  8. Derechoaleer dice:

    Es copletamente falso que sin el permiso de los autores no se pueda compartir, leer, ver o escuchar una obra, eso nunca fue asi, NUNCA los autores pudieron decidir sobre quien accedia a sus obras y SIEMPRE la gente compartio esas obras, las bibliotecas basicamente estan llenas de libros *con copyright* y se puede acceder gratis a todos ellos, hasta te los podes llevar a tu casa. Abrir una biblioteca para que todo el mundo pueda leer NUNCA fue considerado un robo a los autores, sino todo lo contrario, a pesar de que en esos antros de pirateria llamados bibliotecas, la gente leia sin permiso de los mismos y sin pagar nada,

    Por otro lado SIEMPRE facilitar el acceso de los bienes culturales a los demas, fue una practica extendida entre el publico, por ejemplo, *prestando o intercambiando libros*, y desde que tuvo dispositivos para registro, haciendo copias caseras en cassetes, o grabando musica de la radio, peliculas y programas de la TV etc.

    Los derechos de autor son, basicamente, el sueldo de los parasitos intermediarios, pero no son el sueldo de NINGUN autor… menos del 1% de los autores puede decir que los derechos son su medio de manutencion, Borges por ejemplo pudo hacer esa afirmacion recien a los 60 años (que queda para los demas), si en una ciudad alguien te dice “aca vivimos del turismo” y luego te enteras que menos del 1% de los habitantes de esa ciudad realmente gana dinero con el turismo, no te sentirias algo engañado?

    los que si lucran sin ningun escrupulo con el trabajo de los autores son las discograficas, las editoriales, y la “industria” cultural en general: la norma es que los autores publiquen sus obras para obtener difusión y reconocimiento, y el dinero lo ganen los intermediarios, ¿no seria entonces mejor idea ponerle el calificativo “pirata” a esos intermediarios?

    Los videoclubes NO cerraron por las descargas ilegales, en Argentina, basicamente cerraron por algo llamado “Pay Per View” que implementaron los sistemas de cable para que puedas elegir entre un amplio catálogo de peliculas de reciente estreno (ademas de una oferta enorme de canales con peliculas) sin tener que tomarte la molestia de traer y llevar un VHS o un DVD en medio de un frio y lluvioso dia de invierno… alguien puede pensar que el videoclub puede competir con eso?

    Por otro lado, el cine, la musica y la produccion editorial luego de años y años de p2p produce cada dia mas, no menos y por si fuera poco, en medio una crisis economica mundial… yo diria mas bien, que probablemente sea gracias a la promocion del filesharing, que el consumo de bienes y servicios de la “industria cultural” no a decaido, como si hubiera ocurrido, en caso de no existir internet y el intercambio de archivos.

    La estrategia mas adecuada para el cine nacional seria tratar de que sea visto por todos los medios posibles, por la mayor cantidad de gente, para balancear un poco el enorme abismo que existe entre el presupuesto para promocion que tiene una pelicula argentina, y el que tiene una produccion de Hollywood, ademas seria lo mas etico, en la medida que gran parte de su financiacion es publica, o sea, *entre todos* pagamos para que se haga una pelicula, pero luego el acceso es controlado por un privado? es eso justo? no deberiamos poder verla todos, ya que pusimos plata colectivamente de nuestro bolsillo para eso?

Deja un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>