Ley Pinedo y la necesidad de un verdadero debate

Reproducimos a continuación el artículo de maccur (Mauro Accurso) de hoy en ArtePolítica, sobre la reunión con el diputado Pinedo.

Si estuvieron siguiendo el Hashtag #LeyPinedo (algunos propusieron #Pinedoringa pero parece que no gustó demasiado el chiste) sabrán que este martes los chicos del PRO convocaron a la típica reunión de blogueros y twitteros para defender el proyecto de ley “Régimen para Proveedores del servicio de Internet” firmado por Federico Pinedo.


Para empezar describiendo el encuentro, hay que decir que quedó afuera casi todo representante de la industria que podía llegar a enriquecer de verdad la ley. Si querían abrir las puertas al periodismo, se olvidaron de convocar a cualquiera de los editores de tecnología de los principales medios nacionales (entre ellos, Página12 pidió invitación pero le fue negada). Ahora bien, si querían traer a gente que entienda de leyes y del funcionamiento de la red también fallaron en acordarse de varios abogados especializados en Internet con perfil alto en redes sociales y gran reconocimiento de sus colegas. A su vez, era una buena oportunidad para traer empresarios (o “emprendedores” si les gusta más la palabra) como, por ejemplo, a los dueños de Taringa (que deben estar atentos al artículo 6º). Lo cierto es que el 70% de los presentes pertenecían a PRO o tenían algún tipo de relación con el partido (lo ideal es que sean 2 o 3 funcionarios metidos a pleno en el tema que se enfrenten de lleno a muchos invitados). Los pocos “independientes” éramos un grupo tan pequeño e insignificante que no representábamos a la industria en casi ningún sentido o teníamos poco conocimiento como para plantear algún debate serio. Pongamos mi ejemplo: soy un periodista de 24 años que se especializa en tecnología móvil y trata de entender este nuevo medio en sus ratos libres hace unos 6 años. Lo máximo que me acerqué a la facultad de Derecho fue cuando me acarrearon el auto por mal estacionamiento y tener algunos miles de followers no es título de nada. En ese contexto, la estrella del encuentro, fue Martín Waserman, Latin America Policy Analyst de Public Policy & Government Affairs, en Google Argentina, el tipo de profesional con que el PRO tiene que sentarse antes que nada.

En cuanto al “debate” en sí mismo con Pinedo, duró menos de 45 minutos, lo cual es ridículo. En mi poco tiempo como periodista he estado en varias reuniones con políticos o empresas que quisieron reunir a un grupo similar a debatir un proyecto o difundir su opinión sobre algún conflicto y siempre hubo espacio real para charlar, putearse, mirar todos los detalles con lupa y putearse un poco más. En esos casos, había una verdadera vocación de escuchar lo que teníamos para decir bloggers, twitteros, periodistas, empresarios, académicos y demás. En cualquier presentación o reunión seria, se valora el feedback y los anfitriones tratan de hacerse el tiempo necesario para que se exprima al máximo: siempre un par de horas como mínimo y suelen extenderse 3 o 4 si el caso lo amerita..

Entonces, en base a los hechos, esta reunión tuvo un objetivo claro: reducir los daños potenciales en redes sociales (los cuales hasta el momento, hay que admitir, habían sido débiles con poco interés acerca del proyecto en la comunidad). Colgar un streaming, alguna que otra foto, tratar de dejar una imagen que están abiertos a la comunidad y contabilizar algún tweet que los tilde de dialoguistas. Tampoco quiero ser terminante en este aspecto, quizás tengan ganas de escuchar a alguien más antes de mandar esto a comisión y espero que estén organizando reuniones con asociaciones civiles, empresarios y abogados pero hasta que no lo hagan no podemos creer que la reunión del martes fue algo parecido a un debate.

Esta ley merece ser debatida en profundidad. Quiero ver foros, conferencias, más reuniones íntimas o públicas. Quizás están especulando con que el año electoral la frenará irremediablemente, pero ese es otro tema. En el caso de que se estén tomando en serio el tema y de verdad creen en la necesidad de esta ley (lo cual no comparto, pero no importa) ya deberían estar buscando apoyos políticos en otras fuerzas. Si van a legislar sobre Internet lo menos que pueden hacer es trabajar y quizás terminar incluyendo otras cuestiones como neutralidad de la red u otros pedidos coherentes que surjan. ¿Por qué no?

Dicho esto, pasemos a la ley cuyo artículo fundamental (pero no el más polémico) es el 2: “Los Proveedores de Servicios de Internet serán responsables por el almacenamiento automático de contenidos generados por terceros exclusivamente cuando tuvieren conocimiento efectivo, en los términos de esta ley, de que los contenidos almacenados violan normas legales o derechos de terceros”. Ya Fabio revisó punto a punto los artículos (interesante sobre todo el debate que se generó en los comentarios pero veamos ahora los Fundamentos (que casi no tuvieron difusión), puntos centrales y algunos comentarios de Pinedo, que BTW es un ex abogado de empresas de telecomunicaciones:

1) Empezar citando a “El Aleph”? Really?

2) Admiten que “Internet, se considera comprendido dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión” pero en ninguna parte de la ley hablan del tema, sólo a la pasada en los Fundamentos. Y Luego de seguir hablando de libertad de expresión pasan de párrafo y arrancan con un PERO enorme para empiezar a hablar de regulación. Después admiten que la asignación de responsabilidad que plantean “no sólo afectará el ejercicio del derecho a la libertad de expresión sino que también producirá en los actores involucrados una suerte de incertidumbre jurídica que desembocará ciertamente en autocensura” y que “no sería positivo que con intenciones de evitar responsabilidades, las empresas privadas deban decidir a qué información tienen acceso los argentinos”, pero no plantean soluciones: parece que al mencionar esa posibilidad tratan de cubrirse de los efectos negativos que puede llegar a ocasionar la ley!

3) Como habrán visto en el punto anterior, es necesario que esta ley pase por la Comisión de Libertad de Expresión. Es un pedido que alcancé a hacerle a Pinedo justo antes de que se vaya y que esperemos tengan en cuenta. Fundamental por más desprestigiada que esté esa comisión. Hasta ahora va sólo a las comisiones de Comunicaciones e Informática, Legislación General y Justicia.

4) El artículo 6º dice que “Los Proveedores de Alojamiento, los Proveedores de Contenidos y los Proveedores de Servicios que ofrezcan enlaces a otros sitios webs u ofrezcan información provista por terceros, serán responsables respecto de la información provista por los terceros exclusivamente en los casos en que tengan conocimiento efectivo de que la información almacenada viola normas legales o derechos de terceros”. Que quede claro, ENLAZAR NO ES DELITO. Hasta la justicia española falló en ese sentido: “un enlace simple no supone vulneración de los derechos de propiedad intelectual” ¿Alguien de Taringa por ahí para opinar?

5) Cuando dicen que analizaron 3 alternativas y que la primera que descartaron fue “la abstención absoluta de intromisión legislativa en el ciberespacio” eso es falso. Lo explica bien Beatriz Busaniche de Fundación Vía Libre: “Ocurre que la primera opción que plantean los fundamentos de Pinedo no existe: esa idea deliberadamente promocionada por el poder de que no existe legislación en el ciberespacio es tan falaz como engañosa. Pero el engaño no es inocente: esa idea se viene promoviendo desde hace mucho para controlar internet más allá de las leyes y garantías vigentes. Sr. Pinedo: no existe eso de que no hay ley en el ciberespacio. El ciberespacio no está localizado en Marte o en Venus. Los mismos derechos y garantías nos alcanzan allí, así como también los delitos y regulaciones. Por lo tanto, la libertad de expresión en internet es tan válida como en cualquier diario y si alguien comete un delito usando internet, entonces, los caminos judiciales ya existen y son exactamente los mismos”.

6) Se puede leer en los Fundamentos sobre el artículo 8: “el proyecto obliga a los denominados Motores de Búsqueda a crear y mantener dentro de sus sitios webs una dirección de correo electrónico para la atención de reclamos de consumidores o usuarios. Creemos que de esta manera, muchos problemas que se pueden plantear en el marco de las múltiples relaciones generadas en la red de redes, se podrán solucionar de buena fe, sin necesidad de acudir a la Justicia”. ¿Buena fe? De verdad Google va a dejar de indexar un sitio porque alguien le mande un mail… Google… por favor… no!

7) Pregunta en serio. ¿Qué pensarán Fibertel, Speedy, Arnet, Telecentro sobre esto? “ARTICULO 5º.- Los Proveedores de Servicios de Internet serán responsables por la transmisión o retransmisión de contenidos generados por terceros exclusivamente cuando los propios Proveedores de Servicios de Internet sean quienes originen dicha transmisión o retransmisión, o cuando modifiquen o seleccionen los contenidos y/o seleccionen a los destinatarios de la información transmitida o retransmitida”. Ya estoy tratando de conseguir alguna opinión de las compañías y si alguien encuentra avise en los comentarios por favor.

8) “Es un proyecto para cuidar la expansión de Internet y cuidar la libertad de expresión”, le dijo Pinedo a Noticias del Congreso Nacional. ¿Hace falta agregar algo más?

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Resumo algunos problemas que me parecen importantes en la formulación del proyecto de ley

    Velocidad de replicación: por más rapida que sea la cautelar por parte del juez, la replicación de la información seguramente es más veloz. Esto implica que un contenido podría replicarse en cientos de otros sitios en muy poco tiempo, por lo que las acciones que debería tomar un prestador de servicios de Internet para evitar que circule el contenido en cuestión es sencillamente imposible.

    Territorialidad y jurisdicción: la publicación original puede producirse en Argentina, o no. En este último caso no habría posibilidad de fijar jurisdicción, salvo que esté previsto algún instrumento jurídico internacional. Las réplicas de los contenidos pueden estar en cualquier lugar del mundo y por lo general se producen fuera de la Argentina.

    Tipo de delitos: si bien se menciona la idea de “graves” no se encuentran tipificados. Los ejemplos que surgieron fueron los del terrorismo, o violaciones a los derechos humanos. Claramente estos son graves. Pero un juez podría interpretar que llamar “boludo” a otra persona también es grave y de algún modo comenzar a recibir una catarata de denuncias por el simple hecho de a alguien no le cayó bien lo que dijo otra persona de él. Pero como además se trata de una medida cautelar tiene acción más bien inmediata y no hay posibilidad de discutirlo antes de querer hacer desaparecer el contenido.

    Acciones judiciales: las acciones que los jueces podría pedir son las de bloqueo, eliminación y restricción. Todas parecen no poder implementarse. Si se consideran las réplicas automáticas de contenido no tendría mucho efecto la eliminación de un contenido de un servidor local. Tampoco sería efectivo el bloqueo, porque un sitio o un servidor suele tener enormes cantidades de contenidos y no es posible el filtrado de uno en particular. Sin mencionar que no puede bloquearse cientos de sitios del exterior por un contenido en particular.

    Posibles interpretaciones de los jueces: habrá jueces que conocen algún detalle de este tema. Pero en general no es así. Está claro que parte de su responsabilidad es enterarse, pero también sería bueno que la Ley prevea algún modo más orgánico de soporte a los jueces. Este punto fue especialmente insistido por Claudia Alderete.

    En resumen, de prosperar la Ley tal como está escrita a priori parece no efectiva y genera el peligro de que un instrumento rapido comience a fomentar la molestia a muchos usuarios para expresarse libremente.

    ¡A juntar ideas que este es el momento para expresarlas! Si cualquiera de los tres poderes puede eliminar, restringir o bloquear hay que tomárselo en serio.

    Mis impresiones sobre la reunión:

    http://www.blog2.com.ar/index.php/2011/04/06/los-primeros-pasos-de-la-leypinedo-para-proveedores-del-servicio-a-internet/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *