Entrevista en el diario Día a Día sobre nuestra propuesta de auditoría del escrutinio

Este artículo fue publicado por el Diario Día a Día, el 20 de Septiembre de 2010.

Especialistas piden que haya un estricto control ciudadano del proceso electoral. Ya idearon un software para poder hacerlo.

Por Cecilia Bazán

Un grupo de especialistas en Informática y Derecho le presentó a la Justicia Electoral un proyecto para desarrollar un software que permita auditar el escrutinio en las próximas elecciones, ya sea que se utilicen urnas electrónicas o las tradicionales de cartón para emitir los votos.

Tras la primera experiencia exitosa de voto electrónico que llevó adelante la Provincia en Marcos Juárez, los técnicos advirtieron una serie de resquicios donde correría peligro la fiabilidad de los comicios, principalmente porque se necesita de un experto para poder auditar la transparencia del proceso.

“El Tribunal Electoral no hizo una auditoría adecuada de las urnas, no se hizo una auditoría de seguridad seria en la que alguien efectivamente intenta invertir el resultado de las elecciones”, criticó Federico Heinz, presidente de la Fundación Vía Libre, ONG dedicada a la difusión del software libre.

Vía Libre, junto a la Facultad de Matemática astronomía y Física (Famaf), Machinalis (emprendimiento tecnológico nacido en Famaf) y Ageia Densi (ONG dedicada a las problemáticas de Derecho y Tecnología) propusieron “donar horas de consultoría y programación para confeccionar programas que permitan la publicación en Internet de todos los resultados intermedios del proceso de carga, almacenamiento y procesamiento de datos”.

Lo anterior incluye imágenes digitalizadas de los documentos de escrutinio de mesa, los registros de cada captura de datos que se haga de cada mesa, los registros de incidencias y la base de datos completa a partir de la cual se calculan los datos oficiales. El sistema “permitirá a los fiscales y votantes verificar por sí mismos, desde cualquier computadora conectada a Internet, la exactitud de los datos capturados”, consigna la nota presentada ante el TSJ.

La propuesta fue entregada el 2 de setiembre pasado y aún se espera una respuesta del tribunal para empezar a trabajar. “Tenemos confianza de que vamos a tener el sistema listo y probado para poder utilizarlo en las próximas elecciones de 2011”, dijo Heinz. “Dependerá de con qué celeridad nos conteste la Justicia Electoral”, señaló el informático.

“La fiscalización de las elecciones es una tarea ciudadana que la tiene que poder llevar cualquiera, y no estar reservada para los informáticos. También los panaderos tienen derecho a auditar”, confió Heinz a DiaaDia.com.ar

–¿Cómo se aplicaría el software para hacer el seguimiento?
–Estamos proponiendo una herramienta que no toca para nada el sistema de emisión del voto. No nos metemos con las urnas, sino con el escrutinio. Fijate que el problema en las últimas elecciones, todas las alegaciones de fraude que hubo, surgieron en el escrutinio, no tanto en las mesas. Este sistema publica todo lo que pasa en el centro de cómputos donde se está haciendo el escrutinio mostrando instantáneas cuántas mesas ya se han contado, cuáles, podés ver el acta firmada (con la imagen del acta) y qué datos fueron recabados por el sistema en base a esa imagen, para corroborar que sean los mismos del papel.

–¿Es como mostrar el backstage o el “paso a paso” del escrutinio?

–Claro, vos podrías ver en un sitio web toda la historia del escrutinio, incluyendo cuestiones como las incidencias. Por ejemplo, cuando un número viene mal escrito y alguien tiene que decidir qué número es, y firmar la decisión tomada. Esa información también tiene que estar disponible en el sitio web. Lo que estamos facilitando es la auditoría ciudadana del proceso de escrutinio. De esa manera los medios, o cualquier persona que tenga interés puede decir hay fraude y el fraude está acá. Te puedo mandar un link, y vos podés ver que están haciendo las cosas mal.

–¿Se podría usar el sistema para auditar elecciones sin urna electrónica?
–Funciona perfectamente con urnas de papel. Pero si hay algo no auditable en la urna electrónica nuestro sistema no puede ayudar, porque viene después, en el escrutinio. Creemos que estos aparatos complican más cosas que las que solucionan. No nos parece que sea el camino más conveniente para avanzar. En nuestro diseño nos pusimos a pensar cuál fue el problema la última vez y cuál es el área en la que corresponde actuar. Venimos trabajando desde hace varios meses, y el sistema está pensado para aportar a la auditabilidad.

“La computadora obedece a un amo”
“No nos estamos metiendo en la emisión del voto, que es un tema muy complicado y en el cual consideramos que hay serias dudas sobre la confiabilidad de las urnas. Se tiene la idea de que ‘la gente hace trampa, y la computadora no’. Y la conciencia que está faltando es que la computadora no obedece a la voluntad del votante, obedece a un único amo y ese amo es el programa: si el programa le dice que haga algo distinto a lo que quiere el votante, la máquina lo va a hacer, y lo va a traicionar”, analiza Federico Heinz, de la Fundación Vía Libre.

–¿Qué pasa si el ticket que se emite desde la urna no coincide con lo que votamos? ¿Cómo pueden otros comprobar que esto es cierto?
–El problema es que no podemos seguir el proceso paso a paso, porque si lo hacemos, tenemos las herramientas para romper el secreto del voto. Si hacemos que la máquina capture suficiente información como para saberlo, podemos llegar a saber quién votó a quién y eso es más peligroso.

Libre y nacional

“La implementación del proyecto se realizaría usando exclusivamente herramientas libres y de código abierto”, indicó Marcos Spontón, de Machinalis, empresa informática gestada en la ciudad de Córdoba. Software libre es aquél que permite a los usuarios ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, modificar el software y distribuirlo modificado.

En este momento del proyecto, se planea trabajar con Python como lenguaje de programación, corriendo en servidores GNU/Linux y usando la base de datos PostgreSQL. “Además –explicó– toda la información publicada hacia los ciudadanos (es decir, los usuarios objetivo del sistema) se publicará usando formatos estándar, con el propósito de garantizar la perdurabilidad de la información, la interoperabilidad con sistemas de terceros y la posibilidad de acceder a los datos sin depender de herramientas de un proveedor particular”.

Esos formatos incluyen XHTML (accesibles desde cualquier navegador de Internet moderno), JPEG y PNG (para las imágenes de las actas que respaldan la información cargada), y CSV (con la información numérica de los resultados provisorios para poder ser cargados en cualquier planilla de cálculo). Asimismo, la integración de este sistema con el resto de sistema de escrutinio provisorio se realizará con un formato basado en EML (lenguaje de marcas para elecciones), un estándar para sistemas electorales basado en XML que ha tenido aplicación en múltiples sistemas electorales en distintos países, aunque se trataría de la primera aplicación en Argentina.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Oscar dice:

    Estoy totalmente de acuerdo en que debe ser auditable por cualquier persona,sin embargo, la propuesta que se pone aquí sobre “Lo anterior incluye imágenes digitalizadas de los documentos de escrutinio de mesa, los registros de cada captura de datos que se haga de cada mesa, los registros de incidencias y la base de datos completa a partir de la cual se calculan los datos oficiales. El sistema “permitirá a los fiscales y votantes verificar por sí mismos, desde cualquier computadora conectada a Internet, la exactitud de los datos capturados”, consigna la nota presentada ante el TSJ.” sólo pregunto si ya pensaron en lo que implica en cuanto a recursos humanos y materiales?, además del tiempo que implicaría. estoy totalmente de acuerdo en que sea auditable por todos los ciudadanos, sin embargo se me hace una medida poco practica. y desde mi punto de vista las auditorias deben ser antes de la votación y después de la votación, y debe existir organizaciones independientes que hagan este procedimiento. es un hecho que las máquinas son manipulables pero aun que no esta bien decirlo los humanos también, por lo tanto se debe de soportar el procedimiento con máquinas, seres humanos y procedimientos bien establecidos, que sean viables economicamente, tecnicamente y politicamente.

    • Fede dice:

      Gracias por tu interés y preocupación. Respondiéndote: sí, somos conscientes del esfuerzo necesario. Hemos hecho estimaciones de esfuerzo en base a datos históricos de otras elecciones, y estamos convencidos de que es perfectamente factible sin necesidad de contratar legiones de personas.

  2. cristian krumm dice:

    El pasado día domingo 5 de setiembre me desempeñé como Fiscal Informático del partido UCR ante el uso del sistema de voto electrónico en las elecciones. A partir del comienzo del acto eleccionario, surgieron “inconvenientes técnicos” en al menos una urna en cada colegio.

    Cuando digo “inconvenientes técnicos” me refiero a aquellos en los cuales el presidente de mesa no puede resolver el problema y no se puede continuar votando en esa mesa hasta la resolución del mismo, siendo necesaria la presencia del Fiscal Informático de la Junta Electoral Municipal para resolver dicha situación.

    La ordenanza de voto electrónico es muy clara al respecto: ante un problema técnico deberían hacerse presente el Fiscal Informático de la Junta Electoral y al menos un Fiscal Informático de un partido político. A medida que avanzaba el día, los “inconvenientes técnicos” siguieron apareciendo en más urnas electrónicas, siendo el siguiente listado algunas de las mesas que tuvieron problemas técnicos:

    MESA 13 ESC. COMERCIO
    MESA 47 ESC. RIVADAVIA
    MESA 5 ESC. COMERCIO
    MESA 11 ESC. COMERCIO
    MESA 44 ESC. RIVADAVIA
    MESA 27 ESC. BELGRANO
    MESA 40 ESC. ZAMBRUNO
    MESA 17 ESC. RIVADAVIA
    MESA 16 ESC. M. BELGRANO
    MESA 59 ESC. MITRE

    En la mesa 44 se debió cambiar la Eco-Urna por completo ante dos inconvenientes técnicos anteriores, se traspasó la memoria flash que contiene la base de datos con los registros de los votos a una urna de contingencia. Esta urna de contingencia no había sido auditada con anterioridad y no fue comprobada la firma digital de los ejecutables del sistema que contenía.

    Como los “inconvenientes técnicos” continuaban en otras urnas, la Junta Electoral Municipal avisó a los delegados de la Junta Electoral que había en cada escuela, que ante un “inconveniente técnico” dejen trabajar a la empresa Indra para la resolución del mismo sin la presencia de los Fiscales Informáticos. Esta medida me anuló por completo en mi tarea de fiscalización, ya que ante la llamada recibida de otras muchas mesas con problemas, al llegar ya se encontraban los empleados de la empresa Indra trabajando o ya habían terminado de resolver el problema sin la presencia de ningún Fiscal Informático como estaba contemplado en la Ordenanza de Voto Electrónico.

    Esto a mi entender significó una “transferencia de responsabilidades” ya que la responsabilidad absoluta del sistema utilizado en el acto eleccionario es de la Junta Electoral y no de la empresa Indra, o sea, se le entregó todo el poder, sin control, a la empresa Indra.

    A las 18 se realizó el sorteo de las urnas para cotejar los votos físicos que contenían las urnas con el acta de cierre electrónico según lo estipulado en la ordenanza de voto electrónico. Este era uno de los puntos más importantes de control que la UCR solicitó se incluya en la ordenanza, sólo que debió realizarse ese sorteo después de que cada urna electrónica emitiera los resultados vía teléfono al sistema totalizador ubicado en la sala de situación de la Municipalidad y no antes como realizo la Junta Electoral de Marcos Juárez. De esta manera se supo con anterioridad a que las urnas emitan los resultados cuáles eran las urnas que iban a ser controladas.

    La Junta Electoral Municipal no realizó el proceso de verificación y auditoría en las urnas que tuvieron “inconvenientes técnicos”. Tampoco se verificó la firma digital de los ejecutables en la urna Nº 44 que se había cambiado ante “2 cuelgues anteriores”, aunque personalmente se lo solicité al Sr. Presidente Jorge Namur. En lo personal, tres eran los puntos de control que me había propuesto para asegurar el correcto resultado del escrutinio:

    1. La realización de una firma digital sobre los ejecutables del sistema de una urna comprobado su correcto funcionamiento anterior al acto electoral.

    2. La correcta fiscalización electrónica el día de las elecciones.

    3. La verificación de las urnas sorteadas y de las urnas con “inconvenientes técnicos”

    Los puntos 2 y 3 no fueron correctamente verificados. La Junta Electoral Municipal tiene en su poder todas las actas que se realizaron con problemas en urnas, que considero, suman más de 30 de 62 que habia en 5 colegios.

    • Silvia Marín dice:

      Cristian, se presentó alguna denuncia formal al respecto?. Digo, denunciando la falla procedimental de la que fue responsable la Junta Electoral Municipal? (porque no veo otro responsable en este caso, dado que el sistema electoral estaba aprobado y reglamentado su funcionamiento) En lo personal, el foco no lo pongo en QUIEN cometió errores, sino en que esta circunstancia denuncie que LA COSA no es sólida como defienden ellos mismos y por el contrario acepten las irregularidades y las complicaciones que tiene este sistema.

  3. Mario dice:

    * Siempre pensé que los servicios que cobraba INDRA eran exagerados (por ejemplo en las elecciones de 2009 fueron 44 millones). Esta propuesta de hacer lo mismo, pero “a pulmón”, demuestra el desencaje que existe entre el mundo de la política-negocios y el mundo real. Mis mas sinceras felicitaciones por la idea y la propuesta.
    * Lamentablemente, parece ser que todos los gobiernos, sean del color que sean, siempre terminan dandole el escrutinio a INDRA (elecciones de 1997, 1999, 2001, 2003, 2005, 2007, 2009), sin importar lo mucho que cueste de los dineros públicos. ¿Por qué? ¿que les dará INDRA? La credibilidad de una empresa “europea”? La experiencia de haber participado en muchas elecciones “sospechadas”? La seguridad de estar presentes sumando los votos en cuanta elección exista en Latinoamérica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *