El voto secreto, no tan secreto

El sistema de votación electrónica implementado en el estado de Ohio, EEUU, tiene una seria falla de seguridad: permite identificar quién votó a qué candidato, con una clara violación a los principios democráticos implicados en el secreto del sufragio, según indica un informe publicado en CNET.

La pérdida del secreto en el acto de votar es claramente una amenaza a las democracias ya que facilita la compra de votos o las represalias por la opción política que realice un ciudadano. Según indicaron especialistas en votaciones de Ohio, la ley de ese estado permite a cualquier persona solicitar y obtener dos documentos fundamentales: una lista de votantes en el orden en que votaron y una lista de votos en orden cronológico. La combinación de los dos documentos que cualquier ciudadano puede obtener en la oficina electoral muestra quién votó a qué partido, en lo que constituye una amenaza directa a la seguridad y privacidad en el ejercicio del voto.

El problema no es que esos dos documentos estén disponibles al público, sino su mera existencia. El hecho de que las máquinas de votación tengan la capacidad de emitir este tipo de listados las invalida automáticamente como garantes de transparencia, seguridad y privacidad en los sistemas de votación.

El partido demócrata de Ohio está solicitando una revisión urgente del sistema de eVoto implementado en máquinas ES&S, sistema usado en alrededor de 20 estados, según informa el sitio oficial de la empresa proveedora, entre los cuales, Arkansas, Iowa, Carolina del Norte, Ohio y Virginia utilizan sistemas ES&S iVotronic con boletas impresas en papel para fiscalización.

¡comparte!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 31 de agosto de 2007

    […] Esto no es sorprendente ni sospechoso: se me ocurren centenares de razones legítimas por las que puede ser necesario que no haya boletas idénticas. Se trata simplemente de que si el código de cada boleta es diferente, eso quiere decir que la información representada por el código es más que las opciones del votante. ¿Cuál es esa información? ¿Cómo asegurarnos de que no puede ser usada, por ejemplo, para identificar al emisor del voto como ocurrió en Ohio? […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *