Reino Unido se niega a extender el copyright

Enrique Chaparro relata, en su introducción al libro Monopolios Artificiales sobre Bienes Intangibles (publicado por Fundación Vía Libre con el apoyo de la Fundación Heinrich Böll) un aspecto muy curioso de la historia del derecho de autor:

[…] la primera ley de copyright de los EEUU asignaba derechos exclusivos al autor por 14 años. Los legisladores de aquel entonces consideraban que 14 años era un tiempo más que razonable para que el autor tuviera una remuneración justa por la obra que había creado. Progresivamente se fueron extendiendo a 25, 30, 50, 70 o 90 años. Es decir que a medida que la economía se fue acelerando, y uno podía esperar que los retornos de beneficios para el autor fuesen más rápidos, los monopolios de exclusividad se hicieron más largos, cosa muy curiosa. Yo supongo que la Sra. Rowling está más que bien remunerada por las ventas de Harry Postre y el Flan con Crema en los 2 primeros años de la edición. Sin embargo, sus derechos la van a sobrevivir durante 70, 80 o 90 años. Cosa muy curiosa: se supone que en economías más eficientes y retornos más veloces, los plazos de monopolios deberían ser menores, pero ciertamente ha sucedido todo lo contrario.

Siguiendo esta tendencia, la industria discográfica del Reino Unido había iniciado una masiva campaña de Lobby que incluyó detalles bizarros como la publicación de una solicitada firmada por varios músicos fallecidos. El objetivo de la campaña era extender (¡retroactivamente!) el copyright sobre grabaciones musicales más allá de los actuales 50 años.

Por primera vez en muchos años, sin embargo, el sentido común parece haber prevalecido en el debate sobre copyright: el gobierno del Reino Unido decidió ayer que la duración actual del copyright es suficiente. Esto ha provocado, por supuesto, la indignación de varios millonarios de la música que se enfrentan a la perspectiva de no seguir ganando dinero por un trabajo que hicieron hace cincuenta años.

¿Faltará mucho para que comencemos a discutir acerca de reducciones en la duración y alcances del derecho de autor?

¡comparte!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Mariano dice:

    Ese McCartney… si Lennon viviera seguro estaría con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *