¿El voto electrónico mejora la democracia?

El llamado “voto electrónico” está siendo promovido como una alternativa eficiente y segura para la emisión del sufragio. La afirmación de que es seguro, sin embargo, choca con las conclusiones de la comunidad científica, que afirma que no es posible construir una urna electrónica segura. La votación es un elemento demasiado central a nuestra forma de vida como para basarlo en mecanismos no controlables.

Eficiencia vs. Eficacia

En los últimos tiempos, se escuchan voces promoviendo el voto electrónico y destacando lo que perciben como sus ventajas. Algunas de estas voces llegan a pintar a los dispositivos de voto electrónico como la cura a muchos de los males de la democracia moderna. En algunos países, el voto electrónico ya es usado ampliamente, y en los demás se realizan pruebas piloto, conferencias y eventos para promover su uso. Los argumentos a favor de esta modalidad de votación generalmente destacan que las urnas electrónicas impiden ciertos tipos de fraude electoral, por ejemplo el voto en cadena, y que las urnas electrónicas permiten hacer elecciones más eficientes: no es necesario imprimir boletas, con lo que se reducen costos, y los resultados pueden ser anunciados con mayor rapidez, ya que el escrutinio es automático. Esto permitiría, incluso, reducir tanto el costo de las votaciones que volvería económicamente factible votar con más frecuencia, y sobre más cosas, lo que permitiría una mejora de la calidad de la democracia.

Dejando de lado por un momento que la sociología y las ciencias políticas nos enseñan que más elecciones no equivalen a más democracia, el argumento de la eficiencia es muy seductor en nuestros tiempos. Tan seductor que, sin darnos cuenta, a menudo sacrificamos eficacia (es decir, hacer bien las cosas necesarias) a cambio de eficiencia. En las sabias palabras de un gran amigo, “nada hay peor que hacer eficientemente lo que uno no debió hacer nunca.” El ejercicio del sufragio es esencial a nuestro modo de gobierno. Es mucho más importante hacerlo bien que hacerlo rápido o barato.

Otras alternativas eficientes

Si efectivamente lo que nos ocupa es la eficiencia de la emisión y conteo de votos, me tomaré la libertad de proponer una alternativa de mi invención, que presenta todas las ventajas de las urnas electrónicas y agrega algunas propias: el voto eclesiástico. La idea es muy sencilla: en vez de convocar a los ciuadadanos a que voten en las escuelas, podemos pedirles que vayan a las iglesias a votar. En ellas, los fiscales de los partidos verificarán sus documentos, y dirigirán al elector a un confesionario. Una vez en el confesionario, el ciudadano le comunica al sacerdote su voto, y éste lleva la cuenta haciendo anotaciones en un cuaderno. Cerrado el acto eleccionario, los sacerdotes de la parroquia se reúnen, comparan notas, y anuncian el resultado local, comunicándolo a la diócesis. Ésta consolida los resultados de las parroquias, los anuncia y comunica a la arquidiócesis, y así hasta llegar al Obispado, que finalmente anuncia el resultado definitivo.

El procedimiento es sencillo y eficiente, utiliza infraestructura existente, tiene bajos costos, elimina algunas formas de fraude, y puede proporcionar los resultados con una rapidez comparable a la del voto electrónico. Además, tiene la enorme ventaja de que involucra, como garantía del proceso, a una institución que predica la verdad y el amor como virtudes supremas, y cuyos agentes han jurado dedicar su vida por entero a esos ideales.

Sin embargo, cualquier persona de vocación democrática, independientemente de si profesa la fe católica o no, sabe que lo que acabo de proponer es un disparate inaceptable. La razón es muy sencilla: además de confianza, necesitamos control. Por mucho que confiemos en la Iglesia como institución, nadie aceptaría un escrutinio hecho de la manera descripta más arriba porque no es posible controlar que nadie en el proceso haya falsificado los resultados.

Esto mismo se aplica al voto electrónico: dentro de las urnas electrónicas hay un programa que, al igual que el sacerdote dentro del confesionario, lleva la cuenta de los votos haciendo notas internas. Cualquier persona que conozca los rudimentos de la programación de computadoras sabe lo sencillo que es hacer un programa que mienta sobre los resultados de una elección. Los especialistas en seguridad informática de todo el mundo advierten en numerosas publicaciones que es matemáticamente imposible hacer un sistema de voto electrónico puro en cuyos resultados se pueda confiar. Las mismas urnas electrónicas que vuelven imprácticas algunas formas actuales de fraude electoral, abren la puerta a una nueva forma de fraude, una que permite la falsificación masiva y a muy bajo precio de los resultados.

Mecanismos de control

Existen varias alternativas de control para las urnas electrónicas. Lamentablemente, casi todos ellos presentan el problema de que, al usarlos, las ventajas del voto electrónico desaparecen.

El mecanismo de auditar completamente el funcionamiento de las urnas es impracticable. Esta es una tarea que sólo podría ser ejecutada por una elite de especialistas, de los que hay muy pocos en el mundo, y requiere la cooperación de las empresas que proveen las urnas así como de todos sus proveedores. Y aún si consiguiéramos todo eso, la eficacia de una auditoría sería más que dudosa: no sólo debemos garantizar que todo el software es correcto (lo que es imposible), sino que además debemos verificar que el software presente en las urnas el día de la elección es idéntico al auditado, tarea que nuevamente requiere de especialistas. ¿Y por qué hemos de confiar en los especialistas, si no queremos confiar en sacerdotes ni en empresas? Una de las muchas virtudes del “anticuado” sistema de escrutino tradicional es que cualquier persona que sepa leer, escribir y hacer operaciones de aritmética elemental está en condiciones de controlarlo. Esta es una característica esencial y no debemos renunciar a ella.

Existen mecanismos criptográficos muy ingeniosos, que permiten que cualquier ciudadano mínimamente entrenado pueda controlar que su voto ha sido contabilizado correctamente. Este es un nivel de control mayor incluso que el que es posible usando el sistema tradicional. Lamentablemente, tienen el problema de requerir equipamiento e insumos especiales, que aumentan el costo hasta hacerlo más caro que la alternativa analógica, y además vuelven a introducir la posibilidad de fraude: si el elector puede verificar que su voto fue contado correctamente, también puede usar esa información para demostrar ante terceros que votó de una cierta manera, lo que facilita la compra de votos.

La única posibilidad razonablemente verificable de usar voto electrónico sin tirar por la borda la seguridad electoral es mediante urnas que lleven un registro físico en papel de los votos emitidos. Lamentablemente, esto es caro, y más difícil de lo que parece: cualquier persona que haya tratado de descifrar un ticket de supermercado puede imaginar la pesadilla que podría ser desentrañar una boleta electoral impresa en formato ticket, y además queda por resolver qué hay que hacer con los tickets para que sea posible contarlos para contrastar con los totales de la urna y al mismo tiempo sean inútiles como comprobantes de haber votado de cierta manera.

Una alternativa factible es realizar la votación mediante formularios que contengan a todos los partidos, dejar que los votantes marquen su elección con tinta, y usar un scanner óptico para hacer un escrutinio automático, verificable mediante un simple recuento manual. No hay nada en contra de un escrutinio electrónico, pero digitalizar el acto mismo de la emisión del voto es extremadamente peligroso para la democracia.

TrackBack URL

23 comentarios

  1. felix dice:

    No hay mas que decir “excelente” análisis!!!
    un abrazo, pese a que no tengo el gusto de conocerte!!

  2. gustavo cucurella dice:

    La seguridad del sistema de voto electrónico no parece haber sido un problema para los brasileros que utilizaron esta tecnología en 2 oportunidades en los últimos 30 días.
    El código abierto y la participación de fiscales informáticos, tanto de los partidos como de las organizaciones de la sociedad civil que se ocupen de la materia son condiciones necesarias e ineludibles para este sistema.

    La Ciudad de Buenos Aires ha realizado una experiencia de voto electrónico en 25 escuelas con el objetivo de acercar a los jóvenes, en su mayoría votantes por primera vez, a este sistema cuya seguridad puede garantizarse, además de con las condiciones arriba descriptas, con la emisión de boletas de papel que obra como sostén material de los datos digitales.
    En dicha oportunidad se utilizó una máquina provista por una empresa de EEUU que puede imprimir comprobantes o boletas de papel con un diseño similar a las tradicionales. El precio de este sistema no resulta elevado y en el mercado hay al menos 10 modelos distintos de máquinas que cumplen sobradamente con los standares de seguridad internacionales.

    Quedo a vuestra disposición ante cualquier duda o comentario.

    Buena Suerte.

  3. Fede dice:

    Gustavo,

    es cierto que los brasileños han usado urnas electrónicas en varias elecciones y, tal como dices, no parecen haber tenido problemas. Lo grave es que no podemos saber si en realidad los tuvieron o no. De hecho, el sistema ha recibido duras críticas de parte de especialistas en seguridad.

    No descuento que sea aceptable hacer elecciones en las que el recuento de los votos se haga con ayuda de dispositivos electrónicos. Por ejemplo, el uso de scanners que reconozcan las boletas permite acelerar el proceso de escrutinio, y siguen permitiendo el recuento manual independiente. El verdadero problema aparece cuando la emisión del voto se realiza por medios electrónicos, ya que en ese momento se abren muchas posibilidades de manipulación.

    Acerca de hacer urnas equipadas con Software Libre (las brasileñas utilizan software privativo) y la participación de fiscales informáticos, lamentablemente, no alcanzan como resguardo. El sistema electoral tradicional tiene muchas falencias, pero tiene una virtud imbatible: cualquier persona que sepa leer, escribir y sumar puede, si quiere, actuar de fiscal. Con las urnas electrónicas, esa posibilidad queda restringida a una elite con conocimientos altamente especializados, en vez de estar disponible para toda la población.

  4. César Rosenstein dice:

    Estimados, no soy experto en el tema ni mucho menos pero tengo algunos comentarios.

    Hay problemas con el voto tradicional que podrán o no ser solucionados mediante la emisión del voto por medios electrónicos pero que pareciera que pueden serlo.

    El punto de que cualquier persona de bien que sepa leer y sumar puede actuar como fiscal es cierto pero inutil en la realidad.

    EL problema es que los partidos chicos nunca cuentan con un fiscal por mesa, ni por escuela, ni por sección electoral, ni nada. Una misma persona se sube a un auto y va por 15 o 20 escuelas con sus boletas de sufragio bajo el brazo entrando a los cuartos oscuros (cuando los presidentes de mesa están de buen humor y los dejan y no se ponen chinchudos y los hacen esperar) y viendo que hayan boletas de su partido. A veces entre partidos chicos tienen buena onda y unos controlan los propios y los de los demás y viceversa.

    Sin embargo muchas veces entre partidos chicos (un partido chico compite contra otro chico, no contra el PJ o el Partido de la Victoria) se roban boletas entre sí. Con el voto electrónico este problema no existe.

    El mismo problema (la falta de fiscales de los partidos chicos) sucede en el recuento y en el escrutinio. Los dos o tres partidos grandes, los únicos que pueden con suerte llegar a tener un fiscal por mesa, a la hora del recuento en la apertura de urnas empiezan “esta boleta de un partido chico para vos, esta otra boleta del otro partido chico para mí” y así hasta que vemos que los partidos grandes se llevan todos los votos y los chicos casi ninguno (por supuesto que la gente suele votar más por los grandes, eso es obvio). Con el voto electrónico este problema no existe.

    Por otro lado, la máquina que se probó en la última experiencia de sensibilización de hace unos pocos días emitía el comprobante en soporte papel que debía ser metido en la urna para resguardo. Esto es, el voto que cuenta es el de la máquina pero en caso de que algún partido impugne la elección y deba hacerse un nuevo escrutinio ahí sí se va a los comprbantes en papel.

    Estoy de acuerdo que se quiere presentar al voto electrónico como las curas a todos los males cuando en realidad no será así. Mi conclusión es que habrá que confiar en el software como un dogma de fe y rezar a San Sistema. Tal como hago cuando me compro algo por Amazon y confío que de mi tarjeta de crédito solo me van a cobrar lo que yo ordené. Hay una historia por ahí que dice que para el software más usado se juntaron expertos del Centro Carter, de como 20 universidades de todo el mundo, de la OEA y de no sé donde más y que leyeron línea por línea del código y que una vez visto que estaba todo bien lo cerraron y no recuerdo cómo se supone que está resguardado.

    Federico, Gustavo Cucurella sí es un experto en voto electrónico. Deberás mejorar tus argumentos porque, como dije antes, está barbaro que cualquiera pueda ser fiscal, pero la realidad muestra que no hay suficientes fiscales en las elecciones.

    Gracias, César.

  5. Paulo Mariano dice:

    Bueno, soy brasileño, y no tengo duvidas que el voto electrónico és un grand peligro. Una pequeña minoria de brasileños és contra el voto electronico por la impossibilidad de recontar los votos, auditalos. Pero, la grand mayoria és a favor porque no le deran la oportunidad de escojer. A la grand midia le interessa reproducir “el suceso” de las eleciones, y ya no se debate más si se debe o no realizar el voto electrónico. Uno camiño cierto para las fraudes eleitorales: Pagase una buena cuantia al programador y pronto, quien probará contra la máquina? Lo mejor és el voto escrito, és mas lento pero eso no és una disputa de atletismo o de autos. Las eleciones pueden y deben ser seguras.

  6. Alex dice:

    interesante el tema, pero el debate se centraliza en un solo punto, creo que en los mismo inicios de la urnas se tuvieron incognitas y incertidumbres en su empleo, pero señore tenemos que seguir en avanze de nuestros siglos, y buscar mejorar los controles del voto electronico, pero no siendo fatalista y sustentar de plano su incontrolabilidad siendo facil aquello. claro hay que hacer más eficiente el control a este nuevo mecanismo electoral pre eleccion y post el sufragio.

  7. felix dice:

    http://www.hack247.co.uk/2006/11/02/american-election-hacker-testifies/
    http://www.youtube.com/watch?v=DzBI33kOiKc&eurl=

    American Election Hacker Testifies

    Posted by admin on November 2nd, 2006

    American computer programmer Clinton Eugene Curtis is seen in this video testifying under oath in front of the U.S. House Judiciary Members in Ohio.

  8. Venezuela Libre dice:

    En Venezuela, el fraude electoral existe desde que se implementó el sistema de votación electrónica, de hecho, ayer (3 de diciembre del 2006) se proclamó presidente de nuevo Hugo Rafael Chávez Frías cuando en nuestro país un pequeño grupo es el que lo sigue… La empresa Smartmatic es quien suple de equipos al CNE (Consejo Nacional Electoral) y misteriosamente ahora tiene más votantes que en veces anteriores… Existen muchas pruebas de fraude al respecto pero, como todos los poderes están secuestrados por el gobierno de Hugo Chávez pues nos tenemos que callar la boca, pues bien señores y señoras del exterior, esto es lo que se llama democracia socialista… Así llama Hugo Chávez a su idea de la revolución… Inspirado en el gobierno cubano, Hugo es presidente aunque todo el pueblo no lo quiera… Esperemos que Dios se apiade de nosotros… Y en cuanto al tema de las votaciones electrónicas, soy ingeniero en computación y licenciado en Informática y como dijo Bill Gates, las computadoras no deberían ser usadas para votaciones (tendrá sus razones y por supuesto, yo tengo las mías). Si se respalda una votación electrónica con la manual, dando resultados limpios y exactos, podría decir que las votaciones fueron limpias… Claro, no olvidemos las diversas formas de fraude que pueden haber como: doble o múltiple votación por una misma persona, muertos votando, etc… En mi opinión las votaciones deben ser con la huella dactilar ya que nadie tiene la misma huella que otra persona… Saludos e investiguen un poco sobre las elecciones en Venezuela y se darán cuenta que lo que aquí se nos viene es un Réguimen Castro-Comunista…

  9. Camilo JDL dice:

    Lo que me queda picando es la alternativa de una red de eficientes fiscales informáticos. ¿No se podría acaso utiizar máquinas cuyo código sea facilamente verificable con la introducción de un USB conectado a una PALM y que esta te diga: El código está OK.?

    Pero que ese “puerto” que debe tener la urna sólo sea de SALIDA, o sea que NO permita modificación alguna (desde el propio hard) al código.
    Luego la junta electoral deberá proveer algunas palms a bajo costo entre los partidos y listo.
    Con un fiscal que recorra las escuelas, con que chequee UNA vez cada urna ya es suficiente seguridad para su partido.

    Espero más comentarios. Muy buen sitio.

  10. Emilio Ramirez dice:

    No se si viene al caso pero Hollywood como siempre nos muestra algo sobre el voto electronico en la pelicula “Man of the year”, donde en este caso el sistema de control de votos tiene fallas lo que ocaciona un fraude. Protagonizada por Robbie Williams, la recomiendo y toca el tema de cerca.

  11. […] En este programa dan su opinión Beatriz Busaniche (quien tuvo la gentileza de enviarme el material), miembro de Vía Libre, ONG de defensa de los derechos ciudadanos en la Sociedad de la Información, y Daniel Sentinelli, mejor conocido como “El Chacal“, experto en seguridad informática y famoso hacker argentino. Pasen y vean… […]

  12. […] La pregunta que nos debemos hacer frente a estos actos de propaganda es ¿El voto electrónico mejora la democracia? […]

  13. Pablo dice:

    En primer lugar felicito el debate.
    Creo que es importante que todos sepamos que el voto electrónico no hará una democracia mejor, aplicar tecnología a cualquier proceso “mal” hecho no lo convierte en “bien” hecho.
    Tampoco incrementará la cultura cívica per se.
    La pregunta es: ¿porqué le exigimos a lo digital más seguridad que al papel? ¿No puede hacerse voto electrónico más emisión de boleta papel que certifique lo que efectivamente votamos?
    Yo creo que sí.
    Obviamente es un proceso y llevará su tiempo.
    El dinero en el mundo se mueve mediante transacciones electrónicas.
    El voto actual que todos creemos es “papel”, es “medio” electrónico ya que hay una empresa que carga los datos del acta papel al resultado del escrutinio provisorio. Es como si una mujer estuviera “medio embarazada”. ¿¨Porqué hasta que pasó lo de Córdoba nadie cuestionó la media votación electrónica? ¿Impedirá el voto electrónico el fraude electoral que representa darle una bolsa de comida a alguien para que vote a Fulano? ¿Impide el voto papel esto? No será que nos falta mejorar la educación, la justicia social y la pobreza para que el proceso electoral mejore?
    A veces siento que el debate sobre voto electrónico (que a mi también me apasiona) es el árbol que no nos deja ver el bosque: nos falta un mejor sistema electoral, más y mejor participación ciudadana (vean el presupuesto participativo de Rosario como buen ejemplo), audiencias a las que sin el formato electrónico estan yendo siempre los mismos (muchas veces lobbistas de intereses) porque las realizan un día laborable a las 2 de la tarde, Transparencia de las campañas electorales y sus fondos, etc.
    Posdata para el que escribió sobre Venezuela: La primera elección de Chavez (no esta reelección) -por quien no simpatizo- se hizo con voto electrónico a cargo de una empresa norteamericana (Smartmatic) y con la veeduría de la fundación de Jimmy Carter, entre otras 50 organizaciones. A nadie de ellos se los puede acusar de querer hacer fraude a favor de Chavez… Y a pesar de que EEUU hizo todo eso para que pediera, Chavez triunfó.
    Un abrazo a todos y sigamos debatiendo que nos obliga a “pensar” y “razonar” libremente. Pablo

  14. Fukurou dice:

    Lamentablemente no estoy de acuerdo con lo del voto eclesiastico por varias razones:

    1.- Los sacerdotes son personas, y por consiguiente [lamentablemente] extorsionables, es triste pero no sirve eficientemente, ya que todos sabemos que no todos los sacerdotes son buena espiga.

    2.- Es una IGLESIA!!! No aceptaría jamás que se utilice una iglesia para una practica civil en la que participa gente que la odia.

  15. Fabio dice:

    En Venezuela, en las mesas que se votó de la forma tradicional, Chávez obtuvo los mismos porcentajes que en las mesas en que se votó en forma electrónica.
    En Brasil, ya son varias las elecciones realizadas en forma electrónica. Las máquinas brasileras imprimen el voto en una pequeña urna, quedando constancia física similar a la tradicional. Los problemas del voto electrónico son los mismos que el voto tradicional, en un punto siempre hay una persona responsable de contar y cargar los datos. Con el voto electrónico esta cadena es menor y más sencilla de controlar por los partidos y ONG. Y siempre se pueden dejar mesas tradicionales como testigo. El sistema merece ser probado.
    Lo que seguro se corrije: (a) voto cadena (b) falta de boletas (c) recuento fraudulento (¿por qué tenemos que confiar en el presidente de mesa?) (d) adulteraciones en los telegramas (en Córdoba la justicia negó abrir las urnas nuevamente). Y todo en forma sencilla, rápida y a un menor costo.

  16. johanes dice:

    Fukurou: evidentemente no leíste todo el articulo, sobre todo donde dice: “Sin embargo, cualquier persona de vocación democrática, independientemente de si profesa la fe católica o no, sabe que lo que acabo de proponer es un disparate inaceptable. ”

    Ahora volviendo al tema creo que:
    El sistema actual tiene muchas deficiencias como el voto en cadena por nombrar una.
    Habría que buscar una forma intermedia de voto entre el voto en papel y el voto electrónico. Tal vez lo mejor por ahora es implementar un sistema de escrutinio electronico

  17. Sebastian dice:

    El voto electronico mejora la democracia? Sinceramente no creo que sea asi y me parece un engaño que se le quieran atribuir semejantes bondades, ya que no fue pensado para tal cosa. Creo que todos estaremos de acuerdo en que las herramientas que mejoran nuestra democracia son la justicia, la educacion, etc…
    Ahora bien, si lo que se discute es su utilidad, conveniencia y seguridad, deberiamos hacer una comparacion justa con el sistema clasico.
    La realidad es que cualquier sistema, no solo de votacion sino en general, es suceptible de ser violado(algunos mas, otros menos).
    No podemos negar que la votacion clasica es facil de supervisar por cualquier persona poco instruida, casi con la misma facilidad que a sido munipulada durante años por punteros y otros indeseables.
    Los sistemas electronicos que se proponen cuentan con mecanimos de seguridad similares a los que se utilizan hace años para realizar operaciones monetarias, y aunque no son inviolables, tampoco representan una merma en la seguridad del voto respecto de lo clasico.
    Algo totalmente inaceptable, desde mi punto de vista, es que las personas para emitir el voto tengamos que esperar parados 2 horas bajo sol, lluvia, o un crudo dia de invierno. Aqui si un terminal electronico podria agilizar las cosas, y quizas hasta generar un ahorro economico.
    Tambien me ha tocado votar en mesas desordenadas, con falta de boletas, fiscales patoteros y con presidentes de dudosa competencia. Esto es algo que nos deberia preocupar aun mas, ya que lamentablemente no se soluciona instalando una PC.
    Hay algo que me parece contradictorio. Por un lado, dudamos de poder controlar los fraudes con el sistema electronico. Por otro, sabemos que historicamente en las elecciones hubo muchas denuncias de irregularidades, seguimos sumando y nunca cambiamos nada.
    Algun dia tendremos que mejorar la forma en que votamos, y pienso que el voto electronico puede ser parte de esa mejora.
    Gracias por el espacio!

  18. […] Para explicar un poco los mecanismos de control citaré un fragmento de un articulo de la Fundación Vía Libre: Existen varias alternativas de control para las urnas electrónicas. Lamentablemente, casi todos ellos presentan el problema de que, al usarlos, las ventajas del voto electrónico desaparecen. […]

  19. […] La pregunta que nos debemos hacer frente a estos actos de propaganda es ¿El voto electrónico mejora la democracia? […]

  20. […] Les dejo un par de artículos para que se vayan informando, en: Dominio Digital, Fundación Vía Libre, y vean también el video, donde alguien que conoce de computadoras (un hacker, dije “hacker“, no “cracker“) da su opinión, con mucho sentido común y en lenguaje no técnico: […]

  21. sebastian dice:

    Yo creo q el voto electronico es una manera de reducir el fraude ya que en mi facultad ( Facultad de informatica – UNLP) se votó en forma electronica y la maquina tiraba un ticket muy facil de entender:

    CLAUSTRO —
    a quien se voto.
    Centro de estudiantes —
    a quien se voto.

    Entonces no digan q es imposible, y por el tema que dejan afuera a un monotn de gente me parece una estupidez, porq hacen campañas para tantas p***** y trankilamnete podrian hacer una campañla televisiva explicando como se usa la maquina.

  22. […] Recomiendo leer la excelente recopilación que ha realizado La Res Pública sobre el voto electrónico. También un informe de la Fundación Vía Libre […]

Deja un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>