El MECyT responde al pedido de información de Fundación Vía Libre sobre licitación de computadoras

El primero de abril, Fundación Vía Libre presentó ante el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología un requerimiento de información de acuerdo con el Decreto 1172/03, el que recibió el número de expediente2686/04. En él solicitábamos información acerca de la licitación, anunciada por ese Ministerio, para la compra de 8500 computadoras y equipamiento relacionado, para ser instalado en escuelas. Con fecha 30 de abril del 2004, habiendo vencido ampliamente el plazo de respuesta, y sin habernos notificado de tal demora, el Ministerio contestó a nuestro requerimiento de información

Lamentablemente, su contestación deja a la mayoría de nuestros requerimientos sin respuesta satisfactoria: salvo en el caso del primer requerimiento, en el que citan dónde puede inspeccionarse el Acuerdo de Servicios de Gestión ARG/03/R41, en virtud del cual UNOPS lleva adelante el proceso licitatorio, ninguna de las respuestas incluye referencias documentales respecto del proceso que llevó al diseño de especificaciones de la licitación de referencias. La respuesta a un número importante de nuestros requerimientos incluye explícita mención de que el Ministerio está exento de responder en virtud del Inciso h) del Artículo 6 del Anexo VII del decreto 1172/03. Este inciso reza: Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos: (…) h) notas internas con recomendaciones u opiniones producidas como parte del proceso previo al dictado de un acto administrativo o a la toma de una decisión, que no formen parte de un expediente;

Así, cada vez que el Ministerio invoca este inciso, está reconociendo que *no tiene información para aportar*, o que esa información existe solamente en forma de “notas internas o recomendaciones que no forman parte de un expediente”. Esto indica que las decisiones de compra se están tomando en base a opiniones informales y notas internas que no dejan constancia en expediente, lo cual borra toda posibilidad de ejercer nuestro derecho de acceder a información pública de crucial importancia para el país. En su respuesta, el Ministerio asume claramente que no existe un plan pedagógico formal para la compra y aplicación del equipamiento a adquirir, ni para su conexión eventual a Internet. Por otra parte, es claro también que no ha habido intervención de las comunidades educativas ni de las jurisdicciones provinciales para esta inversión. A grandes rasgos, lo que el Ministerio tiene para decir sobre planeamiento es que será hecho en el futuro, cuando el equipamiento ya esté comprado, por lo que la planificación deberá ajustarse al equipamiento, y no al revés. La participación de los distritos provinciales recién será posible con las compras ya hechas, y se limitará a decidir quienes recibirán las máquinas. En base a lo expresado en las respuestas a nuestro requerimientos está claro que la decisión en materia de software ya está tomada, pese a que no lo hagan explícito, en favor de los productos de Microsoft, con lo que los contribuyentes volveremos a pagar una vez más por la publicidad de una corporación trasnacional con juzgados antecedentes de monopolios y prácticas abusivas de mercado. Dichas respuestas sugieren que, formalmente, se dejará a las escuelas optar entre GNU/Linux y Windows, pero no habrá otras opciones, ni habrá apoyo ni orientación para tomar la decisión más adecuada. Por lo demás,en varias de las respuestas está implícita la admisión de que el criterio esencial que se tomó a la hora de lanzar la licitación fue “debe correr Windows”. Esto se torna evidente cuando justifican la exigencia de que el hardware sea compatible con Intel aduciendo la necesidad de “compatibilidad con los dos ámbitos operativos mas extendidos del mercado”, o en la mención de “service packs”, un servicio de actualización propio de la empresa Microsoft.

Tampoco menciona ningún criterio pedagógico que justifique este trato preferencial para con Windows, ni mención a la manera concreta en la que se adquirirán las licencias necesarias.Sobre temas como seguridad y conectividad, además de admitir que no dispone de documentación de estudio alguno al respecto, el Ministerio aporta reflexiones técnicamente insostenibles, haciendo por ejemplo caso omiso de la existencia de vulnerabilidades locales cuando habla de seguridad, o entendiendo que basta con proveer equipamiento para que la conexión a Internet sea viable en el futuro.Tampoco aporta el Ministerio documentación acerca de análisis alguno de las potenciales consecuencias de fomentar con dineros públicos la posición dominante de un proveedor monopólico. Sí aporta algunas reflexiones que evidencian que la información de la que el Ministerio dispone al respecto es inadecuada, al hacer referencia a “las demandas judiciales” por abuso de poder monopólico a las que Microsoft se ha hecho acreedora, cuando no se trata de meras demandas judiciales sino de *condenas en firme, firmadas y ratificadas*, que en nuestro país deberían como mínimo servir de alerta para evitar contribuir a dichos abusos. En síntesis: el Ministerio no ha respondido satisfactoriamente a nuestro requerimiento, pero ya en su respuesta insatisfactoria confirma que la licitación está siendo llevada a cabo sin el estudio previo necesario, sin planificación pedagógica adecuada, y beneficiando indebidamente a un proveedor específico, repitiendo así el patrón de experiencias ya falladas.

Invitamos a todos aapoyar el petitorio que está en línea.

¡comparte!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *