La Historia de José

José

José es un emprendedor, y como tal, quiere que su organización disponga de la tecnología de procesamiento de información adecuada para desempeñar su tarea con éxito. Se hace asesorar por profesionales, y finalmente compra la solución ortodoxa: una PC de escritorio para cada empleado, con las herramientas habituales, más un servidor para que los empleados puedan compartir datos e impresoras. Para resolver la problemática cotidiana de la empresa, compra también un paquete de gestión y administración de negocios desarrollado por una empresa local, que se ajusta bastante a sus necesidades. Ha invertido promedio $500 en licencias de uso de software por cada computadora de escritorio, más $3.000 para las licencias del servidor, y otros $3.000 en la licencia de uso del software administrativo.

Comienzan los problemas…

Así equipado, José se despreocupa del asunto para dedicarse a su negocio, que es lo suyo. Al menos esa es su intención. Poco se imagina José la ordalía que le espera. Las máquinas de escritorio son inestables, se “clavan” sin motivo aparente con mucha frecuencia, a menudo perdiendo horas de trabajo de sus empleados. En algunos casos, incluso, es aparente que la falla se produce siempre que el usuario intenta determinada operación.

La “solución” que le dan sus asesores no es satisfactoria: reiniciar la máquina restablece la función, pero no los datos, y tampoco disminuye la probabilidad de que ocurra la falla en el futuro. Una trabajosa lectura de las condiciones de la licencia de uso que adquiriera tan onerosamente lo descorazona aún más: la licencia se refiere al software “tal como es”, y no incluye ninguna garantía de funcionalidad ni de utilidad para propósito alguno. Lo único que el fabricante garantiza es que el medio (CD-ROM o diskette) en el que se entrega el software no tiene fallas, pero explícitamente rechaza toda responsabilidad acerca de que el programa cumpla el fin para el que fue adquirido; ni siquiera garantiza que el software pueda ser instalado.

Su única esperanza de solución consiste en esperar que la empresa responsable del problema, mucho más grande que la suya y a la que sus prioridades no le interesan, con sede en un país remoto, decida invertir el tiempo necesario en corregirlo, y que lo decida en un tiempo razonable. Mientras tanto, todos los especialistas a su alrededor son impotentes ante estas dificultades, y también ante las que presenta el servidor, que pese a su mayor costo tampoco parece ser mucho más confiable que las máquinas de escritorio.

Y por si esto fuera poco…

En medio de estas molestias, ocurre que uno de sus empleados recibe por correo electrónico un mensaje de un amigo con una tarjeta animada muy simpática. El empleado, viendo que proviene de alguien conocido, hace un click en la tarjeta animada, se ríe un rato, y continúa su trabajo. Lo que no puede saber es que con esa acción, aparentemente inocua, ha activado un virus de acción retardada, que un par de días más tarde ya ha infectado a todas las máquinas de la red, y poco tiempo después destruye todos los datos de las máquinas de escritorio, además de muchos de los que estaban alojados en el servidor. Semanas de trabajo tiradas a la basura, ya que el retardo en el efecto del virus ha logrado que aún los datos en las cintas de respaldo estén infectados, de modo que son inusables. José se ve forzado a comprar una licencia de uso de un antivirus, más un abono a las actualizaciones, y en realidad nunca se queda tranquilo, porque sabe que sigue siendo vulnerable a virus nuevos que ningún antivirus detecta aún.

El sistema administrativo también tiene lo suyo…

Mal que mal, sus empleados comienzan a usar el sistema administrativo. Cargan la lista de proveedores, el padrón de artículos, la lista de clientes… poco a poco comienza a verse que el sistema, si bien no es malo, no se adapta del todo al modelo de negocios de José. Ò¢ól necesita almacenar datos de sus clientes, por ejemplo, que el sistema no prevé. Este problema no debiera ser tan difícil de resolver, al fin y al cabo se trata de desarrolladores locales y no de un monstruo multinacional. José se pone en contacto con ellos, y les pide un presupuesto para las modificaciones que necesita. Cuando éste llega, ni el monto ni el plazo de entrega son razonables. José piensa en encargarle a otra empresa sus modificaciones, pero se encuentra de nuevo con que la licencia de uso que adquirió prohibe explícitamente la alteración de los programas por cualquier persona salvo los autores, de modo que es inútil buscar competencia para este desarrollo.

Sus únicas opciones son pagar el precio exigido y esperar el tiempo que sea, o cambiar de producto, lo que significa una doble erogación: una nueva licencia de software, más el trabajo de cargar otra vez todos sus datos. Y con eso sólo habrá comprado su independencia de un proveedor para pasar a ser dependiente de otro.

El tema de las actualizaciones

Cierto día, una de las computadoras de escritorio se rompe, y debe ser reemplazada. No es problema, pues está en garantía. Pero la máquina que llega de reemplazo viene con una versión actualizada de las herramientas de oficina. A primera vista, esto parece una ventaja. Pero pronto surge el problema de que los archivos escritos usando las nuevas herramientas no pueden ser leídos con la versión más vieja que es la que usan todos los demás empleados, y la versión vieja ya no se vende. De modo que la única manera de que todos los empleados puedan compartir datos consiste en comprar una actualización a la versión más nueva para todas las máquinas de la empresa.

Furioso ante este acto de extorsión, José decide cambiar de herramientas de oficina. Pero cuando lo comenta a sus empleados descubre que todos sus archivos ya están almacenados en el formato de las herramientas actuales, y que cambiar de herramienta significa perder buena parte de la presentación de los archivos, amén de ser un proceso largo y tedioso. Sin alternativas, José se ve forzado a comprar la actualización de sus herramientas de oficina. Lamentablemente, éstas no funcionan bien con su versión actual del sistema operativo, de modo que también termina por actualizar éste, sólo para descubrir que sus máquinas de escritorio carecen de suficiente memoria para correr el nuevo sistema, y requieren de una expansión.

La última ignominia

Poco tiempo después, llega a la empresa de José una inspección de Software Legal. José está tranquilo, porque tiene todas las licencias en regla. O eso cree. Porque no contó con que uno de sus empleados instaló, hace unos meses, una copia de un programa de dibujo arquitectónico para que su hija, estudiante de arquitectura, lo probara, y luego olvidó borrarlo. De repente, José, que no tiene medios técnicos de controlar qué instalan sus empleados en las máquinas, ni de impedirles que lo hagan, tiene un juicio encima. Y hasta aparece su nombre en el diario como pirata informático.

Una historia repetida…

Sí, usted conoce a José, ¿verdad? Es probable incluso que usted se sienta José. La inmensa mayoría de los usuarios de computadoras se enfrentan cotidianamente con problemas como los que hemos descripto, y casi han aprendido a aceptarlos como parte del orden natural de las cosas: la informática es fuente permanente de gastos y dolores de cabeza, y funciona solamente cuando es favorable el horóscopo de Virgo. Sin embargo, esta realidad no es inevitable. Es sólo el resultado de las acciones deliberadas de una industria que ha descubierto que es mucho más fácil y remunerativo conservar los clientes a través de la extorsión que mediante la satisfacción de sus necesidades.

La solución existe.

Pero José ha descubierto alternativas. Alguien le habló del Software Libre. ¿Qué es el Software Libre? Una inmensa colección de programas contribuídos por programadores de todo el mundo, disponibles bajo una licencia que permite a cualquier persona usarlos sin costo, al tiempo que alienta a cualquiera a modificarlos, mejorarlos, ampliarlos, estudiarlos, traducirlos, combinarlos, etc. El profesional que trabaja con Software Libre tiene la posibilidad de analizar a fondo y corregir las causas de los problemas que pueda tener su cliente, y dispone en Internet del apoyo de la comunidad de desarrolladores: las mismas personas que escribieron los programas, y sus colaboradores, personas con íntimo conocimiento de los mecanismos involucrados, están disponibles para responder preguntas.

Mediante el Software Libre se dispone de soluciones para la gran mayoría de los problemas que aquejan a José. Existen a su disposición excelentes sistemas operativos y programas libres que operan gran parte de las tareas de oficina: procesamiento de textos, banco de datos, planillas de cálculo, correo electrónico, servidores de archivos, de impresión, navegación de Internet, etc. Su costo de instalación es muy bajo y sobre todo, su mantenimiento y adaptación a las necesidades del usuario pueden ser efectuados por técnicos locales competentes. De no menor importancia, su robustez y resistencia a los virus es largamente superior a las de la mayoría de los programas propietarios. Y su uso es indiscriminadamente libre, por lo que no hay que temer a las amenazas de Software Legal.

En cuanto a sistemas libres de administración y gestión empresarial, José puede confiar en nosotros : hemos tomado a nuestro cargo realizar el esfuerzo necesario para contar con esa herramienta en el menor tiempo posible; estamos debidamente capacitados para la tarea, pero sólo podremos abreviar ese tiempo si contamos con el apoyo de quienes se sientan estimulados por la perspectiva de librarse de los sistemas de información extorsivos y de mala calidad. La Fundación Vía Libre sabe que hay muchos José: su objetivo es acompañarlos y allanarles el camino.

TrackBack URL

19 comentarios

  1. Maju dice:

    Buenisimo, y si la verdsad m,e senti identificada!!!! quien no tiene algun programita bajdao de internet

  2. Monica dice:

    Excelente nota, descriptiva y clara de lo que vivimos a diario con la informática en general, un ejemplo mas que claro!!

  3. Cecilia dice:

    Ha quien no le ha sucedido lo mismo, siempre los virus se actualizan antes que el antivirus, y cuando entregas un trabajo y tenes una compu de version nueva lo manda y la persona que tiene que verlo no lo puede ver.
    saludos
    Cecilia

  4. monica dice:

    La verdad increíble lo vulnerable que somos ante este tipo de situaciones. No existe algo que nos ayude a controlar tamaña cantidad de variables. El ejemplo es clarisimo!!

  5. sandra dice:

    tal vez, tratar de solucionar esos problemas no nos permite levantar un poco la cabeza y reflexionar no?

  6. Noemi dice:

    Buenisimo, muy clara la nota. EL CONOCIMIENTO NOS HACE LIBRE
    NOEMI

  7. javier dice:

    El sistema de Software Libre parece mas transparente y evita las estafas o el negocio aparente de empresas privadas.
    A menudo nos pasa lo que le ocuríó a José, pero ya nos acostumbramos y lo vivimos como algo cotidiano.
    Debería existir algún control estatal para equilibrar el tiempo que perdió José, desconocedor del tema.

  8. Noemi dice:

    Excelente ejemplo, comparto con mi tocaya, que el conocimiento nos hace libre
    Noemi

  9. graciela dice:

    creo que es muy complicado si no estas muy empapado de la funcionalidad de sistema que estas operando.

  10. Cristina dice:

    Hace tiempo mi hija que trabaja en diseño de imagen y sonido me hablaba de las bondades y beneficios de que todos aceptáramos trabajar en nuestra maquinas con software libre ,pero no llegaba a comprenderlo como ahora a través de las vicisitudes de Jose.
    Ademas la importancia de poder acceder a un programa adecuado a nuestras necesidades,y la posibilidad de tener ayuda al instante cuando se nos presenta algún inconveniente ,y sobre todo que sea gratuito y libre para ser modificado

  11. Santiago dice:

    Un buen y claro ejemplo.
    Comparto lo expuesto con Javier, apoyando el sistema libre y la control estatal sobre ese tipo de negociados.
    Saludos

  12. Mariano dice:

    A todos nos pasa lo que le sucede a José, un dolor de cabeza de lo compatible e incompatible de los programas y actualizaciones.

  13. OLGA dice:

    Bueno menos mal que existen ustedes sino que problema para tantos Jose que necesitamos los programas y no podemos pagarlos

  14. Muy bueno, ahora una reflexion, toda nueva tegnologia tiene cosas buenas y malas y se corren riesgos e implementar todos SW libre tbn a la empresa le traera nuevos retos, lo optimo solo existe en la matematica no en la informatica.

    Hay una idea generalizada que la informatica me tiene que solucionar todo, y no es asi es una herramietna y como tal va ayduar en muchas cosas y llevara adaptacion a otras.

    Si los asesores de Jose fueran eficientesy hubieran dado una solucion global y hubieran explicado los beneficios y riesgos tanto con herramientas libres o no hubiera conseguido lo que buscaba.

    Ej: Que alguien intale un programa trucho no es culpa si el SW es pago o no es culpa que no hubo un buen asesoramiento, planificacion y administracion.

    Como Profesional de Sistemas aclaro esto porque estoy cansado de quienes venden humo y no dan una solucion global y no miden los riesgos de la implementacion tegnologica, hay mucho estudio y analisis que se debe hacer antes de pensar en adquirir tegnologia, esta no es magia es solo una herramienta. saludos a todos

  15. Sebastián dice:

    Es un claro ejemplo de monopolio al estilo ‘mocosoft’!

  16. Carolina dice:

    Quién no se ha sentido José!

  17. daniel dice:

    creo que esta bueno el articulo

  18. Javier Toleso dice:

    Más de una vez fuí un José de estos.
    Por suerte existen alternativas.
    El estado las emplea, yo con alumnos de escuelas secundarias usamos algo de software libre.

Deja un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>